Contáctenos

OPINIÓN

¿Estatuas de asesinos o de héroes?

Sin entrar en la legalidad o ilegalidad de derribar estatuas de colonizadores, la pregunta de fondo aquí es: ¿se justifica o no? La respuesta dependerá de quien contesta

Publicado

on

Fotografía de una estatua derribada de Juan Ponce de León, en la plaza San José, una de las más céntricas de San Juan (Puerto Rico). EFE/Thais Llorca

Por Sandra Rodríguez-Cotto

Opinión

(24 de enero de 2022) – Tumbaron la estatua de Juan Ponce de León en San Juan, después un maestro de historia se encaramó en el pedestal a protestar y ese ha sido el tema de discusión. Muchos critican que este acto se diera el mismo día que llega el Rey de España Felipe VI, otros lo defienden.  Sin entrar en la legalidad o ilegalidad de derribar estatuas de colonizadores, la pregunta de fondo aquí es: ¿se justifica o no? La respuesta dependerá de quien contesta.

Si la contesta un funcionario público de este gobierno o uno de sus contratistas, dirá con toda razón que es un acto ilegal, que es vandalismo, y que los que lo hicieron, violan la ley.  Pero, como pasa en otras partes del mundo, si es un indígena o un negro o una víctima de los asesinos que la historia honra, entonces la respuesta es bien distinta.

Lo que sucedió hoy en Puerto Rico es parte de una tendencia que viene dándose en el mundo con bastante frecuencia en los últimos años. En Alemania, por ejemplo, no permiten tener estatuas de Adolfo Hitler por lo que representó su exterminio de judíos, gitanos, gays y millones de personas. Pero esa prohibición, sin embargo, no significa que en Alemania, (como en toda Europa, Canadá y en los Estados Unidos), no haya seguidores de ese ideal hitleriano ni que los grupos neonazis no dejen de estar creciendo.

En Argentina, por ejemplo, es irónico que tengan una estatua del campeón de boxeo Carlos Monzón, quien mató a su esposa, la actriz uruguaya Alicia Muñiz hace décadas. Ese vil asesinato se convirtió en uno de los casos más dramáticos de violencia doméstica que cambió la legislación en varios países de Suramérica. Hay muchos que todavía hoy, defienden esa estatua.

En los Estados Unidos la desigualdad racial y social que se persiste hacia los negros provocó una serie de incidentes a raíz del vil asesinato de George Floyd en el 2020, que incluyeron vandalizar, destruir o escribir grafiti en estatuas y monumentos confederados. Todos los afrodescendientes recuerdan la esclavitud y viven hasta el día de hoy el racismo institucional, la segregación racial y la desigualdad. 

Cualquier negro que ve esas estatuas siente en su piel el mismo horror que cualquier judío sentiría si viera una estatua de Hitler. Por eso es que algunos gobiernos han tomado acción correctiva. No se trata de reescribir la historia, como dicen algunos. Se trata de contar todos los ángulos de la historia, no sólo el de los asesinos.

En ciudades como Birmingham, Alabama, eliminaron un monumento confederado de 115 años cerca del sitio donde cuatro niñas negras murieron en un atentado racista contra una iglesia en 1963. Estos actos de restitución siguen dándose, a pesar de la resistencia de muchos apologistas de los confederados, casi todos blancos y republicanos. Muchos de esos fueron los mismos que irrumpieron en un intento de golpe de estado en el Congreso el año pasado y todavía la mayoría de los casos siguen sin esclarecerse. Mientras tanto, los Estados Unidos demostraron al mundo cómo violan su propia seguridad interna y cuán dividido está el corazón del imperio. 

En América Latina también se han visto muchos derrumbes de estatuas coloniales, principalmente porque representan la represión hacia pueblos originarios, según reportó Global Voices el año pasado.

En septiembre del 2020 indígenas de la etnia Piurek, del Cauca colombiano, derribaron una estatua del fundador de la ciudad de Cali, el conquistador español Sebastián de Belalcázar. Los indígenas decían que esa estatua celebraba las masacres, abusos y genocidio de sus ancestros.

En la Ciudad de México tuvo que retirar una estatua de Cristóbal Colón de la avenida Reforma, una de las principales en todo México, luego de que en Internet se realizaran convocatorias para que el gobierno eliminara las esculturas que rinden “homenaje al colonialismo”.

Actos similares han ocurrido entre mapuches en  Chile,  al igual que por mujeres bolivianas en La Paz quienes rebautizaron la Plaza Isabel de Castilla con el nombre de como la Plaza de la Chola globalizada.

Todos estos incidentes en Colombia, Bolivia y Chile, por ejemplo, coincidieron con un aumento de asesinatos, movilizaciones forzosas, violencia y amenazas históricas contra grupos indígenas. Coinciden además con gestos oficiales que exigen la reparación de daños o por lo menos, un desagravio institucional. El Vaticano, por ejemplo, la pedido perdón por los casos de pedofilia y hasta por los genocidios en la Conquista de América. Muchos dirán que el tiempo pasó, pero la verdad es que, por lo menos, algo hicieron para reconocer los momentos más nefastos de la historia.

El año pasado hubo una polémica cuando el presidente de México Andrés Manuel López Obrador, le pidió precisamente la Rey de España que llegó hoy a Puerto Rico, Felipe VI, que se disculpara por los excesos de la conquista. ¿Cuál fue la respuesta más contundente? La burla el mismo discrimen. Todo el planeta vio cuando el expresidente  José María Aznar ridiculizó a AMLO y se burló cuando le dijo: “¿Él cómo se llama? Andrés por la parte azteca, Manuel por la maya…”

En aquel momento muchas voces en España dieron que “el indigenismo es el nuevo comunismo”. Es el mismo discurso de algunos conservadores en los Estados Unidos que dicen que los negros y el movimiento Black Lives Matter es una “amenaza”. Hoy aquí en Puerto Rico se han visto a muchos políticos y comentaristas “todólogos”, o sea, de los que todo lo saben, calificar de “socialistas, comunistoides y criminales” a los que tumbaron la estatua de Ponce de León.

La pregunta es sencilla ¿lo son? ¿Son meramente unos vándalos o es que usaron como símbolo esa estatua porque no pueden tumbar a los Brock Pierce, Logan Paul y otros multimillonarios que tienen a Puerto Rico como su cryptoparaíso sin pagar impuestos? ¿No es vandalismo cómo esas personas arrasan con lo poco que queda de empresarios y capital local, destruyen el medioambiente, y el gobierno les rinde pleitesía?

Más que eso, ¿tienen derecho a pedir reparación de agravios aquellas poblaciones que históricamente han estado marginadas? ¿O es mejor que pasen la página porque eso es historia? 

¿Es la estatua de Monzón en Argentina, la de Cristóbal Colón en México, las de Lee en Estados Unidos o la de Ponce de León aquí un reconocimiento histórico o son un premio a los asesinos? ¿Merecen golpes esos que tumbaron la estatua, como reclaman muchos hoy en las redes sociales?


Definitivamente hay leyes que determinan qué está o no está bien. De lo contrario, no habría sociedad. Un daño a una estructura pública, al final, perjudica a todos y le cuesta a público. Pero lo que no quieren tocar ni con una vara larga es ¿cómo se paga el daño por el discrimen y la marginación social? La reparación histórica en tiempos de racismo, discriminación, feminicidios, corrupción y persecución de líderes sociales y comunidades marginadas demuestra que esto exige, cuando menos, una conversación. Hablando la gente se entiende. A la cañona, llegamos al aquí. Es hora de conversar y educar.

Continuar leyendo
1 Comentario

1 Comentario

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

OPINIÓN

Guerra civil en los Estados Unidos

Publicado

on

Por

La retórica de los republicanos ya hace crisis con el allanamiento en la mansión de Donald Trump y los ataques al FBI. ¿Dónde queda Puerto Rico en el contexto de una metrópolis tan dividida?

Lo que ha ocurrido esta semana con el expresidente Donald Trump nos tiene que poner a pensar bien en serio que nos pasa en Puerto Rico. Duro.

¿Cómo ellos nos ven a nosotros los boricuas cuando allá cada día salen más voces que hablan de una guerra civil entre republicanos y demócratas? ¿Importamos para algo más que conseguir votos? ¿Dónde queda esta colonia que para muchos allá sólo les cuesta dinero porque no dicen se llevan de aquí en ganancias? ¿Importamos porque finalmente soltarán la asignación billonaria de los fondos que aguantaron desde los huracanes porque nos quieren o porque quieren velar que los corruptos de aquí no se los roben? ¿Somos para ellos simples mendigos, boca abajo, pidiendo chavos a través de políticos corruptos o nos ven como un pueblo simplón que se siente feliz porque baila reguetón y sigue a Bad Bunny?

Todo puertorriqueño que se respete a si mismo tiene que pensar seriamente donde estamos parados como pueblo ante la realidad que se vive en la nación americana.

Independientemente de sus creencias políticas, es una realidad que todos tenemos que pensar. El caos que brota allá tiene repercusiones en nuestro pueblo tanto acá en la isla como en las comunidades de la diáspora donde viven sobre seis millones de puertorriqueños y sus descendientes.

Incide también cuando uno tras otro político local es arrestado por los mismos federales, incluyendo a la exgobernadora Wanda Vázquez. El incumbente Pierlusi no tiene las manos limpias porque su Super PAC de Salvemos a Puerto Rico también es investigado. O sea, ¿Cómo nos ven los americanos cuando ellos mismos están en una crisis profunda?

Esta semana pasó allá lo impensable. Decenas de agentes del FBI allanaron la mansión del expresidente Donald Trump en Florida buscando documentos importantes de seguridad nacional, y después se informó que podrían incluir las claves para las armas nucleares. ¿Por qué se los llevó, si lo hizo? ¿Quién más pudo tener acceso a todo eso? La respuesta a ese incidente vino primero de lideres republicanos que suelen reunirse con ciertos acólitos locales, pero ellos allá incitaron a más violencia y división.

El comentarista televisivo y teórico de la conspiración Glenn Beck dijo que el FBI debía ser “fumigado”. El gobernador de la Florida, donde vive más de un millón de puertorriqueños, Ron De Santis, dijo que el allanamiento fue usar las agencias federales como armas contra los opositores al régimen y dijo que los Estados Unidos actúa como una “república bananera”. Y el cubano Marco Rubio dijo que el allanamiento es usar el poder político contra opositores como hacen los regímenes dictatoriales marxistas.

Si esa retórica no incita a la violencia, que venga Dios y lo vea. Y al par de días salió un loco en Cincinnati y trató de entrar a tiros en una oficina del FBI, pero fue ultimado por las autoridades. Días antes del evento, ese mismo individuo identificado como Ricky Schiffer, posteó en la red social de Trump, Truth Social, que el estaba listo para una guerra civil.

Schiffer dijo más: “Cuando te quieran meter miedo, coge una pancarta que diga “Yo amo a Trump” y cuando vengan por ti, mátalos. Sé un Americano”. Cabe señalar que Schiffer fue al Capitolio federal el 6 de enero del 2020 y escribió en Truth Social “kill the FBI on sight”.

Ese es el mismo discurso de los Proud Boys, los KKK y la extrema derecha que se siente amenazada y que provocaron ese intento de golpe de estado en el Congreso federal hace dos años. Es el tipo de gente que no quiere saber de negros, ni inmigrantes y mucho menos de puertorriqueños porque ven a las minorías como una amenaza.

Este odio no es nuevo. Viene cimentado desde el mismo nacimiento de esa nación que se basó en la esclavitud y en el control de grandes grupos de seres humanos que veían como inferiores a los blancos e incluían a los nativos americanos, los mexicanos, los negros, los asiáticos y hasta las mujeres.

Pero con el tiempo, y los grandes sacrificios de líderes de los derechos civiles, poco a poco eso cambió y la nación americana se hizo paradigma de democracia. Claro, siempre hubo diferencias, y siempre hubo gente que se resistía. A esos grupos les habla Trump y son esos los que ahora hablan de guerra civil.

Por eso pienso que el imperio americano está al borde del precipicio. Como todos los grandes imperios que crecen demasiado, siempre se autodestruyen. Repase la historia. Pasó con los romanos, con los españoles y se ve que sucede en la decadencia de las instituciones americanas. Esto también ocurre en momentos de profundos cambios internacionales con una China que se fortalece y su bloque con Rusia, que está en una guerra con Ucrania, no son débiles si siguen de pie frente a Estados Unidos y Europa.

El mundo está cambiando. Acá en América Latina procesos como en México con AMLO;que vive Colombia con la elección de Petro y Márquez apuntan a otras posibilidades de consensos sociales. Las masas que siempre fueron oprimidas buscan su espacio. Se anticipa que pasará en Brasil, aunque habrá resistencia de los evangélicos y los de Bolsonaro.

En realidad, el mundo postpandemia se replantea cambios dramáticos y éstos son más que evidentes en los Estados Unidos. ¿Desembocará eso en una guerra civil como abiertamente dicen los republicanos de derecha? Eso está por verse, pero nosotros acá que somos otra cosa debemos tener los ojos abiertos.

¿Esta Puerto Rico listo para esos cambios en la metrópolis? Lo dudo. Aquí ni los estadistas se atreven a hablar de eso. Mucho menos sus agentes de propaganda en los medios corporativos.

¿Qué dicen los estadistas de eso que pasa allá en su metrópolis? ¿Los populares, existen? ¿Alguno ha dicho algo? Los pipiolos con su lio del manejo de querellas internas tampoco hablan. ¿Y los de Victoria Ciudadana? Esos están igualitos a los del Proyecto Dignidad. Silencio total.  ¿Cuál es el miedo aquí a hablar de lo que pasa allá de verdad? Esa es la pregunta que aquí no se atreven ni quieren contestar.

Continuar leyendo

OPINIÓN

El manejo de futuras pandemias depende de la Judicatura

Esa sentencia incapacita al secretario de salud en su responsabilidad constitucional de velar por la salud pública del pueblo.

Publicado

on

Por Enrique Vázquez Quintana, MD
OPINIÓN

El 30 de junio de 2022 un panel de tres jueces del Tribunal Apelativo dictaminó en una demanda presentada por padres, estudiantes y maestros que el Gobernador ni el Secretario de Salud pueden reglamentar la conducta de la ciudadanía en general ni la de terceros. 

Aunque esos demandantes no sufrieron daños irreparables como resultado de las órdenes ejecutivas, la sentencia impide que el Gobernador y el Secretario de Salud emitan directrices para controlar una pandemia. Esa sentencia incapacita al Secretario en su responsabilidad constitucional de velar por la salud pública del pueblo.

Un caso similar ocurrió en el estado de Florida, donde una juez nombrada por el presidente Trump dictaminó que no era necesario utilizar mascarillas en los aviones, trenes y autobuses. El doctor Anthony Fauci reaccionó airado argumentando que eso era una decisión médica, no judicial. 

Esa decisión tornaba al CDC en un cuerpo impotente, sin el poder para emitir directrices sobre cómo controlar otros episodios de pandemias futuras. El CDC y el Departamento de Justicia apelaron esa decisión en un tribunal de Tampa. 

Pero no se sorprendan, ya que nosotros tenemos un caso similar en el Tribunal Supremo Federal. El único problema es que ese tribunal sólo acepta menos del 1% de los casos que recibe y del territorio de Puerto Rico, no acepta prácticamente ninguno.

Cuando el Tribunal Supremo Federal eliminó Roe v. Wade y refirió esas decisiones a los estados, la Asociación Médica Americana, el Colegio Americano de Cirujanos, la American Association of American Medical Colleges y la American Association for Academic Surgery se comunicaron con sus respectivos miembros para expresarles su preocupación sobre la intromisión de la judicatura en las decisiones médicas. 

Pero en Puerto Rico vamos muy adelante. El 13 de diciembre de 2015 el actual Tribunal Supremo de Puerto Rico sentenció que el calcio bajo causa demencia. Nadie en el mundo, ni los mejores neurólogos del planeta saben la causa de las demencias. Así que el Tribunal Supremo recomienda que hay que utilizar calcio para tratar y curar las demencias.

Pero volvamos a la decisión del Tribunal Apelativo en contra del Gobernador y del Secretario de Salud.

En situaciones de emergencia, el Gobernador, como Ejecutivo, tiene el poder de declarar la existencia de una emergencia nacional y emitir órdenes ejecutivas para mitigar los estragos que pueda causar una pandemia.

Igualmente, el Secretario de Salud tiene la potestad de velar por la salud de todos los ciudadanos, emitir órdenes para modificar el comportamiento de los ciudadanos, ordenar la vacunación, el uso de mascarillas, supervisar, multar y hasta arrestar a los violadores de esas directrices (ver la Ley 81 de 14 de marzo de 1912). 

Se requiere de las cortes de justicia tomar conocimiento de la adopción de dichas reglas y reglamentos, y de su publicación. Ahora el Tribunal Supremo de Puerto Rico tiene la oportunidad de evaluar la decisión del Tribunal de Apelaciones y revocar la misma. 

Igualmente, a este honorable Tribunal Supremo se le ofrece en bandeja de plata la oportunidad de entrar en un proceso de Revisión Judicial y anular la sentencia del 13 de diciembre de 2015 por ser ésta el resultado de un error judicial craso, que no puede ser corroborado bajo ningunas otras circunstancias. 

Ese error equivale a prevaricación en el sistema judicial de España y de los países latinoamericanos. Esa sentencia está en conflicto con los conocimientos científicos actuales, pues nadie conoce las causas de las demencias.

Esa sentencia equivocada al que más perjudica es al prestigio, credibilidad y honra del Tribunal Supremo – el más alto foro judicial de nuestro país. Esta es la oportunidad para corregir ese error judicial craso. El bien común va por encima del bien personal.

Continuar leyendo

OPINIÓN

La verdadera Semana de la Mujer

El arresto de Wanda Vázquez era algo que sus mismos abogados anticiparon hace casi dos meses, pero no deja de sorprender y asquear el ver a otro político arrestado por corrupción

Publicado

on

Por

Empezamos con críticas a las líricas de Bad Bunny y terminamos con la boda de JGo. La renuncia de la Procuradora de las Mujeres Lersy Boria y consideran a Zoé Laboy para el puesto. Y entremedio, el bochornoso arresto por corrupción de una mujer que fue una vez procuradora y fiscal, la exgobernadora no electa Wanda Vázquez. Cualquiera pensaría que esta sí fue la Semana de la Mujer por la cantidad de noticias que afectan o se relacionan al sexo femenino.

La Ley Núm. 327 de 16 de septiembre de 2004 establece que la Semana de la Mujer siempre se celebra la segunda semana de marzo. El día internacional de la mujer trabajadora es el 8 de marzo, pero si una analiza bien los temas noticiosos en esta primera semana de agosto del 2022, se tiene que concluir que la abrumadora mayoría son noticias de mujeres o de temas que nos afectan a nosotras.</p>

No es que los hombres no se afecten con la crisis energética, el desempleo, la falta de médicos o los asesinatos – [Ey, en realidad son jóvenes y adolescentes varones a los que más matan en Puerto Rico] – pero es indiscutible que esta semana las mujeres acapararon todo.

El arresto de Wanda Vázquez era algo que sus mismos abogados anticiparon hace casi dos meses, pero no deja de sorprender y asquear el ver a otro político arrestado por corrupción. Mucho más cuando se trata de una mujer que toda la vida se llenó la boca diciendo que era decente, pulcra y limpia. Claro que a Vázquez le asiste la presunción de inocencia y se defenderá en su juicio. Que si después hará lo que sea por salir “no culpable” como hizo el exgobernador Aníbal Acevedo Vilá, eso es otra cosa. Pero es un bochorno para el pueblo, sea o no de su partido, el verla arrestada.

Este año llevamos una estela de arrestos y convicciones de políticos, y se esperan decenas más. Fuentes federales llevan meses informándonos que cuando esto termine, la cifra total de arrestos podría estar cerca de 60 personas. Pero no es lo mismo ver a alguien que dirigió el país estar acusada por aprovecharse y negociar con extranjeros unos $300,000 para su campaña electoral. Pero su juicio viene después. Esta semana, en realidad, fue de temas y noticias de la mujer.

Lersy Boria que todavía sigue siendo criticada por su lentitud ante la violencia hacia la mujer, renunció a un puesto que francamente le quedó grande para irse ahora, según trascendió, de número dos al Departamento de Estado. Si no es que la nombran secretaria en propiedad, o jueza, como algunos especulan, la realidad es que Boria no fue buena Procuradora de la Mujer. Todo lo que hizo fue producto de la insistencia, las denuncias y combatividad de las feministas y las organizaciones que son quienes llevan la voz cantante en la denuncia y en los servicios a las víctimas de la violencia de género.

Si nombran a Zoé Laboy podría ser un acierto porque ella sí lleva muchos años proyectándose como defensora de las mujeres. Quizás pueda implementar lo que hace falta para que se mueva y se actúe con el Estado de Emergencia decretado por los feminicidios, que no paran.

Pero el reto es grande. Laboy tendrá que lidiar con el hecho de que, para todos los efectos, no hay secretaria de la Familia. La incompetencia de Carmen Ana González Magaz hace crisis. Hace una semana el país estaba en shock por la violación y embarazo de una niña de 13 años con autismo severo, y esta semana apareció otra mujer con autismo severo, de 30 años, también embarazada. ¿Dónde estuvo la secretaria Familia evitando estos crímenes? En ningún lugar.

Esta semana trascendió también que han aumentado los casos de agresión sexual en el País. Este año se han registrado 133 violaciones en la Isla. La depresión y los suicidios también tocan de cerca a la mujer puertorriqueña. Hasta el asesinato de nuestros jóvenes vinculados al bajo mundo, afecta a sus madres, parejas e hijas, pero de eso no se habla.

La Policía lleva 84 ejecuciones extrajudiciales desde el 2014. En lo que va del 2022 la Policía ha matado tres menores de edad en diferentes instancias de uso de fuerza. Kilómetro Cero pide consecuencias criminales para agentes que mataron a joven. La víctima, que andaba desarmado, recibió unos 15 balazos de manos de los agentes, muriendo en el acto. No quiero ni pensar en el dolor de su madre, pero muchos no la quieren mencionar.

Como tampoco se menciona qué ha pasado con el caso de María Milagros “Tata” Charbonnier, arrestada por corrupción. Menos se habla de la cabildera por la estadidadElizabeth Torres posando en una foto junto a la congresista anti hispana y racista que se proclama conservadora, Marjorie Taylor-Green. Las legisladoras del Proyecto Dignidad Lisie Burgos y Joanne Rodríguez Veve, dedicaron semanas a buscar limitar el aborto, pero guardan silencio ante estas crisis que viven tantas mujeres. Silencio esta semana.

Lo que sí salió esta semana fue el escándalo con el despido fulminante de la rectora interina del Recinto de Ciencias Médicas, Ilka Ríos, una conocida activista política. Fue botada por favorecer en una evaluación a una estudiante por petición de sus padres, vinculados a la política.

Esta semana que terminó y la que ahora comienza serán muy duras para mujeres puertorriqueñas y muchas familias que tendrán que dejar sus casas por desahucios, mientras el gobierno devuelve $85 millones en fondos federales en ayudas para renta que no dieron.

Pero como dice ese himno al sarcasmo de Bad Bunny, “estamos bien”. Con la boda de “Jgo” (Jennifer González) se entretiene la gente.

Continuar leyendo

OPINIÓN

‘Grandeza hay en periodismo, miseria en su sumisión’ 

Cuando hay crisis, es cuando más necesaria es una prensa valiente, sin miedo y libre

Publicado

on

Por

“Grandeza hay en el periodismo, miseria en su sumisión. Se escribe con libertad o no se escribe. El escritor es la pasión por la verdad”, dijo una vez el insigne periodista, poeta y autor puertorriqueño don Salvador Tió

Hace unos días, su hija, mi querida amiga y también poeta Elsa Tió me envió esa frase en un email que me conmovió en lo más profundo del corazón. En las entrañas realmente. Fue como como si me estuviera jamaqueando el espíritu, y todo mi ser para que despertara del dolor y abriera los ojos. Esa verdad es irrefutable. El periodismo tiene que ser libre o no es. Tan sencillo como eso.

Ahora que estamos próximos a conmemorar otra Semana de la Prensa en Puerto Rico, y en medio de la vorágine que he vivido a nivel personal en los últimos meses y particularmente en la última semana y media por los insultos, amenazas y persecución de la que he sido objeto, esa frase de Salvador Tió caló hondo. Me hizo recordar que no es periodismo los que muchos dicen hacer. El tener miedo de hacer las preguntas duras para que el jefe no te regañe o el dueño del medio no te bote, o el terror a caer mal o a no conseguir “likes” o “followers” en las redes sociales, eso no es periodismo. Quien tenga miedo, no es periodista.

No es periodismo eso que hacen muchos de estar amarrados a los sectores políticos, o al gobierno. No es periodismo creerse artista o un personality. Tampoco es creer lo que dicen los supuestos analistas sin exigirles que digan a qué clientes representan. Por cierto, los politiqueros y cabilderos al aire en radio y televisión, tampoco son periodistas. 

La frase del insigne poeta me hizo reflexionar en la necesidad urgente de que estas cosas se hablen abiertamente por los periodistas y el pueblo, no por los enemigos de la libertad y la verdad que buscan confundir al mismo pueblo.  El trabajo de la prensa, pero de una prensa libre, es más urgente y necesario que nunca, cuando el periodismo es objeto de tanto odio y persecución.

Cuando hay crisis, es cuando más necesaria es una prensa valiente, sin miedo y libre. En Puerto Rico esto es urgente. No se trata de tener más medios o programas de noticias, sino de una prensa de mayor compromiso con la verdad, que reporte lo importante y eso requiere muchos sacrificios. 

Un periodista que pregunta, que fiscaliza, que cuestiona, que revela lo que quieren ocultar, le sirve bien al pueblo y cumple su misión de sostener un sistema democrático en el que la gente se informa y se educa. Pero cuando la información es a medias, y cuando esto se da en sitios como lo que vive Puerto Rico que todavía sigue inmerso en las secuelas del capitalismo del desastre y la corrupción, esto es altamente peligroso.

Decir las cosas por su nombre y señalar al que lo hace mal, conlleva riesgos y desprecios, y por eso no todo el mundo se atreve a hacerlo. O sea, no todo el que dice ser periodista puede decir que es libre de verdad.  Son muchos los que le cogen miedo a que les cierren las puertas o les llamen “tóxico”, y prefieren el “jangueo” con políticos y oficiales de prensa a tener que hacer las preguntas de rigor. No son todos, pero si son muchos, y por decir esto, también sé que muchos se ofenderán, pero es la verdad.

En Puerto Rico, como pasa en el resto de planeta, la prensa está bajo asedio. En países como México los matan (llevan 12 asesinados este año), los amenazan o tienen que sacar a sus familias del país para asegurarles las vidas. Pasa en Nicaragua donde los obligan al destierro, o en Colombia donde los acosan, y sucede en muchos países. Pasa incluso, en los Estados Unidos, donde la gente se cree que el parangón de la libertad, pero cada día hay más autocensurados, agredidos por extremos políticos, y tantos periodistas perseguidos y con miedo. 

Un fenómeno terrible en esa persecución a los periodistas viene del mundo cibernético a través de los trolls. He escrito extensamente sobre ese tema cuando primero lo traje a la atención pública puertorriqueña en el 2010 y luego en 2014 con casos específicos, cuando aquí empezaron a desarrollar equipos especializados de trolls. Operan como si fueran soldados y si en Puerto Rico hubiese escuadrones de la muerte, hace rato que hubieran cometido esos atropellos contra periodistas, pero no lo hacen porque saben que el pueblo eso lo rechaza y esa gente no quiere perder adeptos si el público toma conciencia de lo que ellos hacen.

Todos los partidos políticos tienen a esos déspotas y a sus mercenarios trolls, pero el mayor promotor de esto fue el Partido Nuevo Progresista, que bajo la agencia KOI, los potenció. Eso quedó evidenciado en el verano del 2019 cuando el pueblo destituyó a toda esa gente y los hizo salir de aquí, corriendo como cucarachas cuando prenden una luz.

Pero esa gente poco a poco ha regresado, y pretende reescribir la historia. Hay medios que les lavan las caras a esos personajes nefastos y corruptos, dándoles espacios como supuestos analistas. Piensan que el público quiere eso y  no les cuestionan a esa gente su inacción en el pillaje o en las muertes después del huracán María, evento que pronto conmemora su quinto aniversario. 

No hay duda de que esas gentes, con sus peones mediáticos, son parte de la estrategia para silenciar voces. Conmigo lo llevan intentando duramente por años y estas últimas semanas se incrementaron dramáticamente por las acciones del titiritero Kobbo Santarrosa en su programa, y sus jefes políticos que incoaron una campaña de acoso, persecución y de amenazas a mi vida y a la seguridad de mi familia. No les tengo miedo y voy a seguir haciendo mi trabajo en radio, en las plataformas digitales y escribiendo.

No soy la única, porque esto ha sido un patrón hacia muchos otros periodistas, particularmente mujeres como Carmen Jovet, Belén Martínez Cabello, Luz Nereida Vélez, Tatiana Pérez, y hasta la querida Keylla Hernandez (q.e.p.d.), entre otras. Ataques misóginos, racistas y sexistas. Insultos a periodistas como Oscar Serrano y otros los usan para intentar desviar la atención de los periodistas, pero se equivocan.

Usan los medios comerciales o el ciberacoso para intentar intimidar. Difunden mentiras, envían mensajes hirientes o amenazas y burlas, con el objetivo de intimidar y humillar, pero quien es periodista de verdad no se deja amordazar. Por nadie.

La organización Reporteros sin Fronteras recientemente reveló un estudio de la amenaza que representa este tipo de acoso y el modus operandi de los predadores de la libertad de prensa que han sabido utilizar las nuevas tecnologías para expandir su modelo represivo. Tratan de debilitar, y a veces lo logran, porque esto es una guerra por la información. La que ellos quieren ocultar y la que la prensa verdadera tiene que sacar a la luz pública. 

Podrán atemorizar a algunos y debilitar a otros, pero la verdadera prensa no se rinde. Tiene que ser libre y valitente, como lo dijo hace ya muchos años el papá de mi amiga Elsa, don Salvador Tió: “Grandeza hay en el periodismo, miseria en su sumisión. Se escribe con libertad o no se escribe. El escritor es la pasión por la verdad”.

Continuar leyendo

OPINIÓN

A tres años del día de la dignidad: Ricky y los trolls

Publicado

on

Por

Hoy viernes 22 de julio estamos a tres años de aquella marcha histórica y multitudinaria que paralizó a todo el país: La marcha de Ricky Renuncia, encabezada por Ricky Martin y decenas de artistas locales e internacionales. Recordemos que esa marcha ocurrió después de semanas consistentes en las que puertorriqueños en todas partes del mundo estaban pidiendo la renuncia de un gobernante podrido y sus compinches depravados.

En esa marcha un día como hoy, hace tres años, triunfó la dignidad por encima de la corrupción. Sobre el abismo de la maldad, se erigió la dignidad del pueblo de mi pueblo

Un día como hoy fue aquella marcha en el expreso las Américas donde cientos de miles de puertorriqueños protestaron por sus muertos que dejó el huracán María y el desdén con el que nuestro gobernante y sus amigotes del chat se burlaban.

Esa fue una mecha que prendió una llama que todavía no se olvida, a pesar de tanta corrupción. Es el fuego que brota desde las entrañas de un pueblo que ha sufrido tanto por tantos años y que se cansó.

Recordemos que después de 12 días de protestas, millones de personas se tiraron a la calle a esa marcha y en todo el planeta a gritarle a los cuatro vientos que los puertorriqueños somos gente decente, digna, gente que no tolera más la depravación espiritual y moral de los que rigen nuestros destinos. Esa marcha siempre será recordada por la gran cantidad de artistas que estuvieron allí, y uno de los que llevaba la voz cantante, ondeando una bandera de multicolores de la comunidad LGBTTQ, era el astro puertorriqueño Ricky Martin.

Hoy tres años más tarde, Ricky Martin se enfrenta al desdén de quienes se aprovechan de la maldad. Se enfrenta todavía al intento de asesinato de reputación, a una acusación falsa y al daño que eso le deja en su vida, en sus gestiones por los proyectos sociales, a su familia y a su carrera.

Las especulaciones, los comentarios y la burla que he visto en las redes, demuestran lo dañado que está la sociedad, y como dijo el abogado y periodista Daniel Nina, y a mí no me cabe la menor duda de que aquí hay mano tenebrosa. No me cabe la menor duda miembros del chat que trataron de dañar al país y de su destierro planificaron la venganza, están en una campaña para ir destruyendo uno tras otro. Pretenden apagar las voces que han sido críticas y Ricky Martin una de esas.

Por eso es que se ven tantas medias verdades. Por eso se ven los comentarios homofóbicos y asqueantes en las redes sociales y en los que dejan en los periódicos y medios online. Esto está concertado. Coincide con ataques de trolls, como hacían antes y han seguido haciendo esa gente. Aquí lo que hay que recordar que estas estrategias se usan para que la gente olvide lo que de verdad paso y la corrupción que nos arropa todavía hoy.

Ricky Martin que está viviendo un momento difícil y le va a tocar tiempo trabajarlo. Ojalá que esto no represente que Ricky Martin se vaya de Puerto Rico definitivamente, pero se podría entender si no quiere volver aquí por el daño que le causan esos, incluyendo a un miembro de su propia familia.

Muchas preguntas tendrá que contestar ese joven porque es obvio que hay gente manejando sus hilos detrás del poder. Conocemos lo que son las campañas para intentar dañar reputaciones y sabemos que de esto es que se trata.

Lo importante es no olvidar. Y así como pasó en el verano del 2019, la dignidad tiene que prevalecer por encima de la corrupción, sobre el abismo de la maldad y sobre estos esquemas y campañas para destruir vidas. Hay que borrar la cultura de la cancelación, cancelando a los verdaderos corruptos.

Continuar leyendo

OPINIÓN

La situación de la AEE en este momento

Publicado

on

Aspecto de la sede de la estatal Autoridad de la Energía Eléctrica (AEE) en San Juan (P. Rico). EFE/Archivo

La Juez Swain extendió sin condiciones nuevas la mediación entre la Junta, el Gobierno, las Uniones, el Fondo de Retiro, los Fuel Line Vendors y el Comité de Acreedores no Asegurados (UCC).

Tienen que llegar a un acuerdo en o antes del 1ro de agosto de 2022 que lleve a un plan de ajuste esencialmente consensual.

¿Qué pasa si no se llega a un acuerdo consensual para esa fecha? Es factible que se concedan 30 días adicionales, pero también es posible que una de las partes se canse y decida salirse de la mediación.

La AEE le debe varios miles de millones al Fondo de Retiro y no veo a éste aceptar menos del 100% de lo que exige. Igual con la Utier. Por otro lado, no dudo que los bonistas acepten alguna rebaja inconsecuente, pero jamás un recorte de 75% como pretende el PC 1383 o las rebajas sustanciales que requiere el Gobierno. 

Si alguna parte se separa de la mediación, o si la Junta o los mediadores indican que la mediación no va a lograr un plan de ajuste consensual,  la cosa se complica.

La UCC, el Fondo de Retiro y las Uniones pedirán seguir con el pleito de invalidación del gravamen de los bonos, el cual puede tomar años.

Al mismo tiempo, los bonistas han anunciado que solicitarán el levantamiento del ‘stay’ para el nombramiento de un ‘receiver’ que podría aumentar la tarifa para pagarles y al mismo tiempo, solicitar la desestimación de la quiebra bajo el 11 U.S.C. § 930. 

Luego de cinco años de la radicación de la quiebra, la desestimación es factible.  Si eso ocurre, hay que pagar la deuda y el nombramiento del ‘receiver’ sería seguro. Todo esto conlleva varios años de costosos litigios y la única pregunta sería cuan alta sería la tarifa. No dudo que sería mayor que lo que decía el RSA. 

Otro detalle que nadie quiere discutir es que pagarle total o parcialmente la deuda al Retiro de la AEE y a los Fuel Lines conlleva un aumento en la tarifa, adicional al pago de los bonistas.

De igual forma, la Utier quiere un convenio colectivo y la realidad es que no lo ha tenido desde que expiró durante la administración de Fortuño.

Así que hay que confiar en que se llegué a un acuerdo PERO entendiendo que la tarifa seguirá aumentando. De otra forma estaremos años en incertidumbre sobre el futuro energético de Puerto Rico. 

Continuar leyendo

OPINIÓN

Nos mienten en la cara

Publicado

on

Más que comentar u opinar, el nivel de la corrupción política y mediática en Puerto Rico hace tiempo que hizo metástasis. Es un cáncer que nos carcome y nos aniquila como sociedad. Los sectores políticos y económicos que viven del engaño manipulan, compran medios, maquillan realidades, y en el camino destruyen a sus propios partidos, a sus ideologías, y obvio, al pueblo.

Eso es lo que pasa en Puerto Rico con la práctica de comprar las opiniones que vierten los mal llamados “analistas políticos” en los medios de comunicación para que la gente crea lo que dicen, y formen opinión. yo les llamo “opinantes”, porque opinan de todo y no dicen sus dedos amarrados con lo que defienden. Están esos, y están los que se dejan comprar y no cuestionan la manipulación. Son cómplices del engaño a la gente. 

Es que estamos en una guerra psicológica y nadie se atreve a aceptarlo. No es de ahora, sino de hace tiempo, y tampoco es algo exclusivo a Puerto Rico. Pasa en todo el mundo, sólo que aquí es más fuerte, quizás porque es un territorio pequeño y resulta más obvio ir contra la corriente. Quizás por eso poca gente se atreve a combatirlo. En ese ejercicio de guerra psicológica los medios de comunicación juegan un papel clave porque prevalece la falsificación, el adulterar la verdad. La manipulación mediática se ejerce en función de controlar al pueblo.

El Verano de 2019 ayudó bastante a que estos temas se discutieran públicamente, más allá de lo que hacíamos especialistas en la comunicación o quienes llevamos tiempo publicando libros y ensayos analizando estas cosas. Más o menos en una semana como esta, hace tres años, todo el mundo vio en ese chat como una gente delineaba estrategias para engañar, y usaban el acceso al gobierno para su conveniencia. Pero del 2019 para acá, esto ha seguido y pocos se atreven a confrontarlo.

Uno de los pocos que lo ha dicho sostenidamente es el excandidato a alcalde de San Juan por el Movimiento Victoria Ciudadana, Manuel Natal. Varios vídeos que publicó en las redes sociales y denuncias que hizo mientras fue legislador del Partido Popular y como independiente, así lo corroboran.  No me cabe la menor duda de que esto le generó a él y a su pareja, la excandidata a la gobernación, Alexandra Lúgaro, muchas de las campañas de odio en su contra. 

Creo que Natal se dio cuenta de que no hay de otra. Hay que combatir la manipulación mediática. Y eso fue lo que el volvió a hacer el jueves en una serie de mensajes que publicó en las redes sociales de Twitter y Facebook donde demuestra con pruebas ese maridaje de la corrupción y la política para engañar a la gente. Que conste, intenté varias veces conseguirlo para preguntarle como consiguió esos datos, antes de escribir esta columna, pero él no me respondió. 

NATAL REVELA ESQUEMA

El punto es que Natal publicó con detalle cómo opera parte de este sistema. Es un sistema donde se le otorgan créditos contributivos a los medios de comunicación que estén dispuestos a lavarle la cara al gobierno. Es decir, a engañar o a solo dar su punto de vista. Algo así como hacen en Cuba que solo hay una versión de las cosas, pero ellos no le llaman comunismo ni fascismo. Ni admiten que es un engaño.

La realidad es que los medios, como negocios que son, tienen derecho a buscar beneficios y a incrementar ganancias. El problema es que muchos se olvidan de su rol social. Menos piensan en la ética. Por eso forman parte del esquema. Le dan espacio a los que mienten, con tal de recibir fondos. Eso es lo que se refleja en los tuits que publicó Natal.

A dos meses de haber renunciado a su puesto como secretario de Asuntos Públicos, y cuando todavía participaba del infame chat de Telegram de los “Boys de Rosselló”, Ramón Rosario Cortés usaba su acceso al gobierno para conseguir clientes privados. 

Según se desprende del contrato que presentó Natal, Rosario Cortés gestionaba incentivos para la cadena de radio y televisión SBS, y recibiría $3,500 por cada decreto. 

Esto incluye los incentivos para pagar comentarios “favorables” en programas como el de Kobbo Santarrosa, que para ese entonces salía por SBS-Mega TV. Ahora está en TeleOnce. Recordemos que algo así trascendió en el caso del exproductor de SBS, Sixto George. En ese caso trascendió públicamente la alegación de que él pagaba para lavar caras aunque tanto George como el titiritero lo negaron. 

Natal informa que no se conformaría con su acceso a los secretarios de gabinete, sino que Rosario Cortés también buscaba contratos con el gobierno y lo llama “double dipping”. Y ante todo esto, ¿cuál ha sido la respuesta?: la manipulación.

Recordemos que Rosario Cortés no logró su meta de que lo nombraran al Tribunal Supremo, y después de esconderse un tiempo, reapareció como una especie de troll en la radio. Usa su foro en Noti-Uno para atacar la dignidad de personas. 

Eso viene de la mano, ¡qué casualidad!, con el regreso de los trolls en las redes sociales que se dedican a insultar a quienes cuestionan o comparten cosas como los tuits de Natal. Viene también de la mano con campañas repetitivas de “slander” (calumnias), mentiras e incitación a la violencia en el programa de La Comay.

El problema con esto es que se menosprecia la inteligencia del público. Piensan que se pueden manipular fácilmente. Si uno hace la lista – y la he hecho varias veces – ahora mismo hay sobre 60 “opinantes” en los canales de televisión y el 99% son expolíticos o cabilderos. Ninguno de ellos dice abiertamente a que clientes o a cuáles intereses representa. Dígame si no es manipulación. Piense.

‘PLAYBOOK’ DE LA MANIPULACIÓN

Lo que han hecho estas personas es parte de un método que han empleado grupos y gobiernos en el pasado. Llevo años analizando ese “playbook” porque así se ve claro cómo es que tratan de influir en las en las actitudes y el comportamiento de las personas para cambiar las percepciones o mover agendas a fines a sus intereses.  

Las operaciones psicológicas se usan para manipular. Tanto en tiempos de paz como en la guerra, se usan para engañar, confundir, interrumpir y desmoralizar al enemigo, con el objetivo de debilitar la resistencia, cambiar el comportamiento de las masas, o llevar a las poblaciones a capitular. En otras palabras, no es más que una forma de subversión intelectual y política.

Lo hacen porque quieren crear audiencias dóciles a sus intereses.  No quieren que el pueblo se rebele y reacciones. Piense el ejemplo de “damage control” que están haciendo con LUMA Energy ante el descontento de la gente por las alzas en los costos. Ese es un ejemplo.

Lo hacen mediante la propaganda (como los programas que paga el gobierno en TV comercial en vez de usar WIPR) o por el bulo (con los trolls) en los temas que anuncian y los que ocultan, o en las campañas políticas. En fin, esto se trata de una guerra psicológica. Es el supuesto de que el público tiene una capacidad de atención reducida.

Como dijo en el siglo IV a. C. el general chino Sun Tzu en su libro “El Arte de la Guerra”: “Todo el arte de la guerra está basado en el uso del engaño, es decir la guerra total a merced a falsedades y mentiras.» La pregunta es, ¿usted, que ya lo sabe, se va a dejar manipular?

Continuar leyendo

OPINIÓN

La electricidad en Puerto Rico

Publicado

on

Por

sistema eléctrico LUMA

MUDD LAW

John E. Mudd

LAW OFFICES OF
JOHN E. MUDD

¿Cuál es la situación de la AEE en este momento? La Juez Swain extendió sin condiciones nuevas la mediación entre la Junta, el Gobierno, las Uniones, el Fondo de Retiro, los Fuel Line Vendors y el Comité de Acreedores no Asegurados (UCC). Tienen que llegar a un acuerdo en o antes del 1ro de agosto de 2022 que lleve a un plan de ajuste esencialmente consensual.
¿Qué pasa si no se llega a un acuerdo consensual para el 1ro de agosto? Es factible que se concedan treinta días más pero también es posible que una de las partes se canse y decida salirse de la mediación. La AEE le debe varios billones al fondo de retiro y no veo a este aceptar menos del 100% de lo que exige. Igual con la Utier. Por el otro lado, no dudo que los bonistas acepten alguna rebaja inconsecuente, pero jamás un recorte de 75% como pretende el PC 1383 o las rebajas sustanciales que requiere el Gobierno.
Si alguna parte se separa de la mediación, o si la Junta o los mediadores indican que la mediación no va a lograr un plan de ajuste consensual, la cosa se complica. El UCC, el Fondo de Retiro y las Uniones pedirán seguir con el pleito de invalidación del gravamen de los bonos, el cual puede tomar años. Al mismo tiempo, los bonistas han anunciado que solicitarán el levantamiento del estay para el nombramiento de un “receiver” que podría aumentar la tarifa para pagarles y al mismo tiempo, solicitar la desestimación de la quiebra bajo el 11 U.S.C. § 930.
Luego de 5 años de la radicación de la quiebra, la desestimación es factible. Si eso ocurre, hay que pagar la deuda y el nombramiento del “receiver” sería seguro. Todo esto conllevaría varios años de costosos litigios y la única pregunta sería cuan alta sería la tarifa. No dudo que sería mayor que lo que decía el RSA.
Otro detalle que nadie quiere discutir es que pagarle total o parcialmente la deuda al Retiro de la AEE y a los Fuel Lines conllevaría un aumento en la tarifa, adicional al pago de los bonistas. De igual forma, la Utier quiere un convenio colectivo y la realidad es que no lo ha tenido desde que expiró durante la administración de Fortuño. Así que hay que confiar en que se llegué a un acuerdo PERO entendiendo que la tarifa seguirá aumentando. De otra forma estaremos años en incertidumbre sobre el future energético de Puerto Rico.

Continuar leyendo

OPINIÓN

Cuando los jueces envían mensajes

Publicado

on

Por

Cada día son más los jueces que usan su estrado para enviar mensajes políticos, olvidando los cánones de ética que rigen esa posición.  El debate tiene que recordarles su rol.

Mientras en las redes sociales y en los medios no paran de hablar de las largas filas para comprar boletos del concierto de Bad Bunny, pensaba en lo fácil en que entretienen a la gente. LUMA nos espetó el séptimo aumento corrido, Pierluisi quiere vaciar el Fondo del Seguro de Estado, no pasa un fin de semana sin un mínimo de 10 asesinatos, ya hay 2 casos de viruela del mono, pero el tema es el Conejo Malo. Baile, botella y baraja. Mientras tanto, nos arrebatan derechos y se roban aquel sueño de los “founding fathers” coloniales de que en Puerto Rico hay una democracia.

Todo esto coincide con que la Policía admitió que reactivó su Unidad de Inteligencia para investigar manifestantes, y desde los medios, hay comentaristas a los que les ha dado por aplaudir que se politice aún más y aumente la mediocridad en la Rama Judicial. De eso es que se trata cada vez de que sale alguien a decir que está bien que los jueces usen sus estrados para enviar mensajes.

Cuando hay juicios de alto perfil mediático, hay ciertos jueces que quieren señalar prácticas o decirle a la ciudadanía lo que está bien o mal. Otros, establecen regímenes de terror y se alían con fiscales o con Justicia, en detrimento de los otros abogados. Otros pretenden que el público los vea como parte del gobierno para combatir el crimen. Esto también está mal.  Los jueces están para impartir justicia, no para resolver casos que fueron mal presentados, evidencia que no se recopiló bien o para enderezar los errores de la Fiscalía. Tampoco están para doblegarse ante las políticas del Estado. Así no se combate el crimen y ese no es el rol de la Judicatura.

Su rol como jueces no es intervenir con el Ejecutivo y violentar la separación de poderes. Por eso los jueces no deben reunirse con fiscales de distritos a cuartos oscuros, ni con la Policía, ni con funcionarios de Justicia para cargar los topos a favor de una de las partes, porque eso no sólo es antiético, sino ilegal e injusto. No siguen la Constitución. Hacer eso implica que los jueces pierden la imparcialidad y la objetividad que deben tener en sus puestos.

Claro que no todos los jueces son así, pero cada día hay más se apartan de la independencia de criterio. En vez de aplicar la ley que corresponda, conforme a derecho y a la prueba, meten la cuchara. Permiten que factores externos a la prueba influyan sobre su ánimo a la hora de emitir sentencias. Eso está mal.

Este es un tema vital porque demuestra que la corrupción toca esa tercera rama del gobierno. Pero los jueces no son dioses del Olimpo ni una cofradía para protegerse entre sí. Tienen un rol y una función crítica, pero si permiten que se siga minando la credibilidad y la confianza en los jueces, ya nada queda.

Cuando un juez usa su estrado para “enviar un mensaje” contra la criminalidad, o a favor de un sector viola varios Cánones de Ética que rigen la rama judicial. Uno es el canon 5 que prohíbe la conducta discriminatoria y esas expresiones siempre marginan. Otro el canon 12 que prohíbe las comunicaciones “exparte” en los proceso, el canon 18 que exige confidencialidad, y hasta se puede decir que violan el canon 30 que prohíbe las influencias indebidas, el canon 28 que prohíbe las actividades políticas y hasta el 33 que no permite tener beneficios propios. 

Como dice precisamente el preámbulo de dichos cánones de ética judicial, algo que todos los periodistas y comentaristas deberían saber, pero no leen: “la independencia judicial, la administración efectiva e imparcial de la justicia y la confianza de la ciudadanía en su sistema de justicia contribuyen a afianzar y a consolidar las bases democráticas de nuestra sociedad”.

En otras palabras, sin confianza, no hay nada. Eso es lo que pasa. Traigo el asunto porque esta semana ese tema cobró vigencia en una discusión en un programa del canal 11, el de Jugando Pelota Dura. Llegó un momento en que parecía una pelea en un club gallístico con todos gritando contra todos, interrumpiéndose entre sí, y eso provoca una confusión que merece un análisis sosegado y serio.

Allí los únicos dos que dijeron verdad allí fueron mi amiga, la abogada y exfiscal Mayra López Mulero y el abogado Guillermo San Antonio Acha, a quien no conozco personalmente. Fueron ellos dos los únicos en recordarle al país que los jueces están para decidir, no para quedar bien con el que esté de turno, ni para combatir el crimen ni mucho menos, para estar enviando mensajes a nadie.

Yo esperaba más de las expresiones de la exjueza Lauricelis Roque, quien tuvo una trayectoria importante y su labor fue de excelencia desde el estrado. Pero en el programa de televisión intentó justificar a los jueces que aprovechan su posición para asumir posturas, sin ser transparente. ¿Asumió esas posturas porque ella lo hizo cuando jueza o porque tiene que congraciarse con la Rama Judicial de la cual ella es contratista? Si fue por esto último, debió aclararlo. La honestidad es lo que debe imperar. ¿Por qué lo calló?

A lo largo de mi carrera como periodista he tenido el gusto y el honor de conocer a muchísimos jueces de todos los niveles, desde los municipales hasta el Supremo. He desarrollado relaciones de respeto y admiración hacia muchos de éstos, a quienes distingo. También tengo que decir que soy amiga de muchos jueces desde antes de éstos llegar a la Judicatura, pero que, precisamente por tener el cargo de juez, nos hemos distanciado un poco, porque no creo que sea propio tener cercanía para evitar malentendidos y confusiones.

Como periodista, también he investigado a varios jueces. Uno fue el caso que me llevó a publicar 435 artículos en un año y que se conoció como “El caso del niño ruso”, donde la entonces jueza administradora de la Región de Carolina, Martiza Ramos, violó leyes, falsificó documentos y procesos de adopción para quedarse con un menor al que su madre reclamaba en Lituania. Esa investigación periodística que hice, le costó su destitución. Era la primera vez que destituían a una jueza administradora en Puerto Rico, y posteriormente ella perdió hasta el título de abogada.

Eso pasó porque esa señora se olvidó de que el ser juez no la convierte en un ser todopoderoso. No es creerse que tiene el derecho a destruir vidas inocentes, falsificar documentos, violar leyes y hacer lo que le dé la gana. No son Bad Bunny. El ser juez o jueza es una responsabilidad enorme y precisa, que hace falta para mantener el balance de poderes. Sobre sus manos caen decisiones que pueden representar la vida o la muerte de personas. ¿O no fue eso acaso lo que pasó con las dos juezas en el caso de Andrea Ruiz Costas?

En esa cofradía les tiraron la toalla a las juezas Ingrid Alvarado Rodríguez y Sonya Nieves Cordero, cuya inacción al no conceder a tiempo una orden de protección provocó ese horrible asesinato de Andrea, a los dos días de ella ir a buscar auxilio en sala. Pero el pueblo aquilató.

Es lo que pasa ahora cuando se habla de los gastos y las guaguas de lujo de la jueza presidenta Maité Oronoz, y cómo ella hace propagada en entrevistas públicas, justo cuando sobre el 80% de los alguaciles se fueron en protesta por malas condiciones laborales. El público sabe.

Por cosas como éstas es imprescindible recordar el rol y la obligación que tienen los jueces. Mientras los jueces sigan cambiando su rol y olvidándose de los cánones de ética, peor será para la Rama Judicial. Se la ponen difícil a los jueces que sí hacen bien su función porque no habrá confianza. La falta de confianza desemboca en miedo, y como dijo Eduardo Corture “cuando los jueces tienen miedo, ningún ciudadano puede dormir tranquilo”.  

Cánones de ética judicial (Documento)

https://www.lexjuris.com/lexjuris/tspr2005/2005%20TSPR%20039%20Canones.pdf#:~:text=C%C3%A1nones%20de%20%C3%89tica%20Judicial%20de%20Puerto%20Rico%20PRE%C3%81MBULO,controversias%20de%20forma%20r%C3%A1pida%2C%20eficiente%2C%20sensible%20y%20justa.

Continuar leyendo

OPINIÓN

Puerto Rico on fire sale: venta a quemazón

Publicado

on

Por

Puerto Rico está en venta. Es una venta a quemazón, o como dicen en inglés, un “fire sale”.

Por eso vemos a los achichincles del gobierno, parientes y dolientes de políticos haciéndose multimillonarios con esas transacciones, porque saben que parte de una política pública el vender nuestro archipiélago. Por eso los que mandan miran para el lado con los desplazamientos de comunidades enteras. Por eso no les importa si hay viejitos que se quedan en la calle, o si ven que cierran y dañan las playas, porque ese grupo de gobierno-parientes-cabilderos-empresarios son los que mandan. El pueblo, que se fastidie. 

La desesperación que impulsa el gobierno por vender nuestra tierra a extranjeros que es tal, que parece que la verdadera intención es salir de la mayor cantidad de propiedades antes de las próximas elecciones. Como si tuvieran que salir a las millas de aquí, con los bolsillos llenos. Se las venden al mejor postor, y como dice el refrán, el que venga atrás, que arree. 

Algunos en el gobierno se doblegan y les rinden pleitesías a los empresarios extranjeros. Les ríen las gracias en las galas o en los eventos, mientras el pueblo está desesperado porque no sabe qué más hacer. Esta misma semana se ha visto con el aumento en la electricidad y de Acueductos, a la misma vez que sigue la gasolina por las nubes y hacer compra es como ir a flagelarse, por lo caro que está todo. 

Pero esa inflación parece que no afecta a la burbuja del real estate. Menos a las propiedades que el gobierno regala al mejor postor. 

El frenesí de vender es tal, que por eso mismo han abierto las puertas para que empresarios Act 60 (antes leyes 20-22) compren todo el litoral, campos, propiedades y hasta parques, como están vendiendo en El Condado. El empuje de estos inversionistas se ve en la manera en que acaparan los espacios y de buenas a primeras, desplazan a los puertorriqueños. 

Al principio la excusa era la crisis económica, que empujó a muchos a buscar dinero rápido como le pasó a la Iglesia Católica que vendió hasta el Arzobispado de San Juan y otras propiedades. Pero ahora es otra cosa. Ahora parece que simplemente es buscar sustituir a la población. 

Se ve en los criptococos, como les llamo, a los empresarios de las criptomonedas, que invadieron El Viejo San Juan y Rincón. Que conste, que no sólo son extranjeros, ya que hay dos o tres de aquí con el capital suficiente, y están en las mismas. Quieren quedarse con propiedades históricas y patrimoniales, desde hace tiempo y el gobierno se lo permite. 

Esos son los que construyen sin importarle el daño al ambiente. Hace unas semanas en este mismo medio presentamos 26 de esas construcciones en todo el país, pero son muchas más. Aguadilla, Añasco, Isabela, Cabo Rojo o Rincón, donde hasta el Tribunal Supremo dijo que hay que tumbar una verja construida en la zona marítimo terrestre, o sea, robándole tierras al pueblo, pero el gobierno se hace de la vista larga porque allí vive el primo y asesor del gobernador. Lo mismo pasó esta semana en Arecibo, donde permitieron una cantera ilegal que supuestamente da servicios a Acueductos y le pagan en cash. 

¿Qué eso? Eso es un escándalo, pero el gobierno lo calla. 

El ciudadano que se respeta a sí mismo sabe que no tiene otra alternativa que protestar. Pasó hace tres días allí mismo en Arecibo cuando unos jóvenes querían ir a la Poza del Obispo pero empleados de un empresario que tiene el negocio de la Estatua de Cristóbal Colón, los empujaron. Pasó también en Cabo Rojo hace dos días cuando un matrimonio cuestionó unas construcciones ilegales en la playa Buyé y agredieron al hombre. Pasa ahora en El Condado en un parquecito que era una parada de guagua, pero lo vendieron a un empresario. El mismo empresario que duplicó el alquiler en los condominios Bayola, y los viejitos que llevan allí alquilados hace 40 años, de buenas a primeras tienen que pagar $1,300 cuando antes pagaban $600 y $700. 

Pasa también en Río Grande, en Santa Isabel y en Fajardo, donde empresarios y desarrolladores que compran tierras a quemarropa, cierran los accesos a la playa, los pescadores no ti3nen como ganarse sus sustento. Pasa en la Bahía de Jobos en Salinas, que estamos en récord denunciando los destrozos desde el año pasado, y finalmente intervinieron, pero el gobierno sigue arrastrando los pies y sólo ha intervenido con tres de los 12 invasores identificados. Varios de los trailers volvieron allí a Salinas porque sabían que el gobierno movilizó la policía para Rincón. Pasa en Vieques o en Culebra cuando no hay lanchas para ellos, pero separan hasta la playa para eventos privados como aquella boda que provocó retrasos en la transportación. 

¿Hasta cuándo el pueblo va a soportar este ataque? Todo luce como un estratagema para destruir el país y venderlo. Quizás para que los que quedemos, seamos sirvientes de esos que vienen de afuera. 

Y no es cuestión de ser xenofóbicos, porque Puerto Rico se desarrolló gracias a las aportaciones de miles de extranjeros. Pienso en los cubanos que tanto ayudaron a crear empresas aquí, en los dominicanos que trabajan tanto, o en los judíos y los mismos estadounidenses que llevan tantos años viviendo y siendo parte de nuestra sociedad. No son esos. Son los que vienen y no tienen nexos porque no les importa. 

Como aque Salil A Zaveri, que jugaba golf y sin contemplaciones, sacó un revólver y asesinó a un humilde perro y no pasó nada con él. Pienso en el colombiano comprando alcaldes para que le otorgaran millonarios contratos de recogido de basura. Pienso en el grupo de extranjeros de dudosa reputación, adueñándose del litoral de la zona marítimo terrestre en playa y cerrándole el acceso a la gente todo esto con el aval de un gobierno que le importa un bledo lo que se haga ilegalmente. O como aquel otro que perdió millones en la caída de los bitcoins, pero no le importó bajarse los pantalones y enseñar las nalgas en una represa o pasarle con un jeep por encima a una zona donde había tortugas desovando. 

¿Es que el pueblo va a aguantar esto o es que ya nos conformamos y vamos a permitir ser extranjeros en nuestra propia tierra? No creo. Por el contrario, me parece que el gobierno y los empresarios no están midiendo bien el sentir de la gente. La paciencia tiene un límite y pienso que la gente está a punto de alcanzarlo. La gente está harta, y esta semana con lo que hizo Luma, es más que evidente. 

Pero también hay muchos que se desesperan y venden porque quieren irse de aquí. Cuando sé de esos y cada vez que pienso en lo que nos pasa, recuerdo una canción del grupo Moliendo Vidrio, interpretada la cantante y comediante Carmen Nydia Velázquez. La canción titulada “El gesto de la abuela”, se basó en un cuento de Abelardo Díaz Alfaro, pero es en la voz de Carmen Nydia en la que hace a cualquiera emocionarse. Cuando dice: 

“¿Por qué no la vende usted?, preguntaron a la abuela”  
Sorprendidos mercaderes, que vinieron a comprar 
Y no les quiso vender, aferrándose a lo suyo 
Manteniendo con orgullo, todo su verde sitial 

Aquel fue un fruto de vida 
Que cultivaron los años 
Pues subió cada peldaño 
Con orgullo y valentía 
Y así fue poco a poco 
Como crecieron los hijos 
Ella fue su padre y madre 
Ella fue su único abrigo 

Y allí se le oyó decir, 
En consejo a los presentes 
De su alma estas palabras: 
Yo no vendo 
Un pedazo de mi patria 
Yo no vendo 
Un pedazo de mi ser 

Por esto le dijo amigo 
Que mi tierra no se vende 
Pues querer vender la patria 
Es como vender a Dios” 

Continuar leyendo

Facebook

Síguenos en Twitter

MAS VISTO