Contáctenos

NEGOCIOS

Cierra el periódico Caribbean Business y periodistas demandan a los dueños

Periodistas demandan a los dueños que dejaron de pagar salarios hace meses; empresario Haaiko Fass y Miguel Ferrer alegan que no son dueños sino una empresa, atribuyen crisis a la pandemia y a la inacción del Comisionado de Seguros

Publicado

on

Portada de una edición reciente del semanario de negocios Caribbean Business.

Por Sandra D. Rodríguez Cotto
En Blanco y Negro

Guaynabo – Otro medio de comunicación cierra operaciones en Puerto Rico. Aunque la gerencia expresó a los empleados que el cierre es temporal, periodistas apuntan a que es permanente. Se trata del legendario periódico de negocios y economía Caribbean Business, compañía que adquirió hace unos años el expresidente de UBS, Miguel Ferrer y el empresario alemán, Heiko Faass.

Un grupo de empleados que incluyen a reporteros y artistas gráficos demandaron en cobro de salarios que no les pagaron las empresas del Grupo LHM, LLC;  Latin Media House , LLC;  FF One, LLC; Ferrer & Faas & Company, LLC; DRSI Call Center, LLC; Distribution Integrated Services, LLC; Polen, LLC; y los empresarios Ferrer y Faass, y sus respectivas sociedades de bienes gananciales.

Ferrer y Faass alegan que no son los dueños ni los patronos, sino que ese rol lo tienen las empresas. Sin embargo, tienen una serie de deudas con suplidores. El caso es el SJ2022CV06895.

Los demandantes son el veterano periodista de negocios José Alvarado Vega, los periodistas Agustín Criollo Oquero, María Miranda Sierra, Efrén Rodríguez Martínez, y el artista gráfico Dennis Chaparro Colón.

En su caso, los periodistas alegan que los salarios dejados de devengar superan los $133,000. En los documentos legales y según varios de los periodistas, la empresa adeuda otros $500,000 a Rexco Industrial Park donde están ubicadas sus oficinas, y deben a otros suplidores como una empresa de fotocopiadoras hasta $225,000.

“Esto es insostenible. No podemos seguir recibiendo excusas para que trabajemos y no nos pagan”, dijo Criollo, quien confirmó que los empleados recibieron una notificación por correo electrónico de Recursos Humanos indicando que cerrarían temporalmente las operaciones, pero cuando se hace una búsqueda en la página de Internet de Caribbean Business, aparece un mensaje que dice permanentemente cerrado.

No fue posible una reacción de la gerencia. En un audio, que fue grabado con autorización de las partes, se escucha a Faass decir que la pandemia afectó a la empresa para recibir ingresos y que no recibieron apoyo del gobierno para paliar la situación. Alegó además que tuvieron problemas con su compañía de seguros, y que se querellaron ante la Oficina del Comisionado de Seguros, que no hizo nada.

Criollo, por su parte, dijo que varios empleados acudieron al Departamento del Trabajo y no fueron ayudados.

En su caso, los querellantes le solicitaron al tribunal que condene a las compañías a pagar cualquier suma que se le adeuda a cualquier otro empleado. Estas compañías además de producir Caribbean Business, publicaban la revista Imagen y otros productos.

“Esto es algo surreal. La empresa nos abandonó a su suerte. Nos ponían a trabajar y no nos pagaban. Jaaiko (Faass) decía que tenía problemas porque se estaba divorciando, y que él estaba esperando unos dineros que iban a venir de Alemania, pero eran excusas para no pagarnos”, dijo Criollo.

En el 2016 Ferrer y Faass intentaron sin éxito adquirir el periódico cibernético NotiCel. Posteriormente adquirieron a Caribbean Business, la revista Imagen y demás productos que pertenecían a la antigua Casiano Communications, entidad que se tuvo que ir a la quiebra.

Ferrer es un reconocido hombre de negocios, recordado por los problemas que enfrentó la firma de corretaje UBS cuando él la presidía y el rol de esa entidad en la quiebra de Puerto Rico, como fue reseñado entonces por la cadena CNBC.

Para el 2012 los ejecutivos de esa firma sabían que venía una debacle para la economía de Puerto Rico y prefirieron evitar la salida de inversionistas y aumentar sus ganancias. Como consecuencia, para el final de 2012, más de $10,000 millones en bienes y activos habían sido invertidos en fondos de bonos de UBS. Eso representaba alrededor del 10% del producto bruto nacional de la Isla a ese momento. Hoy, esas inversiones han desaparecido.

En 2013, cuando las agencias acreditadoras rebajaron los bonos de la Isla al nivel chatarra, Ferrer insistía en que el periodo malo pasaría en poco tiempo. Luego vino la venta masiva de los fondos depreciados y al concluir el año los fondos de UBS habían perdido $3,000 millones o el 70% de su valor. Ferrer fue despedido de su puesto como presidente y Principal Oficial Ejecutivo de UBS, pero mantuvo un alto perfil en eventos sociales y relaciones con reinas de belleza. Posteriormente reapareció en el negocio de Latin Media House.

DOCUMENTOS RELACIONADOS:

Pulsar para comentar

Dejar comentario

Your email address will not be published.

Facebook

Síguenos en Twitter