Connect with us

MUNDIALES

Cuatro décadas después de la invasión de Sadam Husein, Irán está en Irak

Restos de vehículos y enseres de civiles en una carretera al norte de la ciudad iraní de Abadan. Al fondo una columna de humo procedente de una tubería de una refinería de petróleo incendiada durante los enfrentamientos entre tropas iraníes e iraquíes en Abadan. Efe//ct/Archivo

Bagdad, 22 sep (EFE) – Cuarenta años después de que tropas de Sadam Husein cruzaran la frontera con Irán para dar inicio a la Guerra del Golfo, Irak está atrapado en los conflictos de la nación persa y la sombra de Teherán se extiende por las instituciones, la economía y todo el territorio iraquí.

Para Irak aquel fue el comienzo de la sucesión de conflictos que han destrozado la fibra del país y lo han convertido en un patio de pelea para potencias extranjeras, la principal de ellas, Irán.

La debilidad de sus destruidas instituciones también lo han hecho más sensible a la influencia de partidos políticos, religiosos y empresarios proiraníes. Desde la electricidad hasta los peregrinos llegan de Irán. 

“La mayoría de la clase política tiene fuertes relaciones políticas con el lado iraní. El problema es que cada país busca sus propios intereses en Irak”, indicó a Efe el analista Watheq al Jabery.

Pero la influencia no se limita al ámbito interno. Los ejes de los conflictos de Irán, ya sea con los estadounidenses o con los países del golfo Pérsico, y su ambición de expansión han dejado a Irak en medio de las peleas de los iraníes.

El mayor incidente entre Irán y Estados Unidos en años, el asesinato del general Qasem Soleimaní a principios de año, ocurrió cerca del aeropuerto de Bagdad.

“Las acciones iraníes y sus intentos de empujar a Irak dentro o hacer de él un terreno de juego en el que situar sus conflictos se ha reflejado negativamente en Irak”, añadió Al Jabery.

Tanques y soldados de infantería iraquíes toman posiciones a lo largo de la carretera que conduce a la ciudad de Khorramshahr tras adentrarse 10 millas en territorio iraní. Efe/Archivo

LA GUERRA

Aunque el conflicto se desató ante el expansionismo de la República Islámica de Irán del ayatolá Jomeini (aún formalmente no era presidente), que hizo temer a Husein esa influencia en su territorio, las tensiones entre los dos países venían de muy atrás y se mantenían contenidos gracias al frágil tratado de Argel (1975).

Tras una serie de reivindicaciones y disputas territoriales que habían comenzado el año anterior, el 22 de septiembre de 1980 los tanques iraquíes cruzaron la frontera y el particular Rubicón para Husein era un camino de no retorno que dejó, según cálculos no oficiales, alrededor de un millón de muertos.

“Irán vivía una revolución que quería expandir y exportar a Irak y a la región, y frente a eso Husein seguía los principios de control y hegemonía”, dijo a Efe el historiador Ali al Nashmi.

El conflicto dejó alguna de las imágenes más nefastas del siglo XX, pozos de petróleo ardiendo tras ser bombardeados, la guerra química que el dictador iraquí utilizó en ciudades iraníes y ocho años de dolor en la región.

Las pérdidas son estimaciones pero algunos, como Nazem Ali Nazim Abdullah, del Foro Árabe para el Análisis de las Políticas Iraníes, sitúa la cifra en torno a los $400,000 millones.

DOS PAÍSES UNIDOS  

La relación de Irak e Irán en el siglo XXI es la de dos socios estratégicos y comerciales que respiran y sufren las dificultades del otro.

Entre los partidos políticos iraquíes hay quienes ven a Irán como el socio indispensable y quienes lo consideran el vecino entrometido.

“Cada lado mira a Irán desde su propio punto de vista”, dice el analista Hamza Mustafa, que recuerda lo necesario que es tener una buena relación con un vecino con el que se comparten 1,400 kilómetros de frontera.

Irak tiene licencia de Estados Unidos para saltarse las sanciones a Irán ante la imposibilidad de cubrir su propia demanda interna de electricidad, y el comercio fronterizo es activo en todo el sur, una zona además llena de templos y lugares religiosos chiíes.

El respaldo de Irán fue importante durante la lucha contra el Estado Islámico, y las milicias proiraníes fueron determinantes en la derrota del grupo terrorista.

En opinión de Nazim Abdullah, las milicias armadas proiraníes que hay en la actualidad guardan similitudes con los grupos de jóvenes proiraníes que surgieron en Irak en los años 80 para apoyar la emergente revolución islámica en el vecino país.

Cree que estas milicias, encabezas por la agrupación Multitud Popular, forman hoy un “anillo de seguridad” que mantiene la influencia iraní y evita el acercamiento de Irak a los países vecinos. 

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Facebook

Síguenos en Twitter

%d bloggers like this: