Contáctenos

OPINIÓN

Carlos Mellado ante el espejo

Publicado

on

Esta semana el secretario de Salud se atrevió a ir contra los mogules de las aseguradoras. ¿Será el principio del fin como funcionario o es el comienzo de una nueva era? (AUDIO)

Por Sandra D. Rodrígez Cotto
EN BLANCO Y NEGRO

Lady Gaga dijo una vez que “la verdad es como un espejo. Puedes arreglarlo si está roto, pero aún puedes ver la grita en su reflejo”. La estrella del pop se refería a eso ineludible que es decir la verdad. Esa irrefutable existencia de algo que es real, aunque rebase la lógica, porque se sabe, se ve, se siente, se piensa y se vive. Después de todo, hay verdades que por más que intenten acallar, están ahí. 

Eso fue lo que pasó hace unos días cuando el secretario de Salud, Dr. Carlos Mellado, sin titubearlo mucho, se atrevió a decir la verdad.  

No se llevó por los “talking points” que redactó algún relacionista, cabildero o abogado. Tampoco fueron los mensajes que esbozan en La Fortaleza o en el partido. Esos que mandan por email en las mañanas en pequeñas frases tipo “bullets”, para que sea el libreto que repitan en todos los medios a lo largo del día, terminando con el programa de chismes del hombre que no acepta sus problemas y que se viste de mujer por TeleOnce. 

No. Mellado sacó pecho, y se atrevió a ir de frente para decirle “basta ya” a las aseguradoras del plan de salud del gobierno, Vital. Fue enfático y no titubeó cuando le advirtió a First Medical, Triple S, Plan de Salud Menonita, MMM Multihealth que tienen que pagarle a los proveedores y médicos, que no aguanten el dinero o tendrán que devolverlo. Fue incluso más lejos y dijo que establecerán topes de ganancias. ¡Uy!  

Esas son malas palabras para las aseguradoras en un mercado en el que en el último año y medio se han vendido varias (MCS, MMM, Tiple S) a fondos de capital en cinco transacciones que superan los $5,000 millones, aunque de eso no se hable. Algo vieron esos mogules en el mercado de la salud de Puerto Rico para querer comprar aquí, pero mientras tanto, los médicos no cobran y hay quejas constantes del público. 

“Si se tiene que devolver dinero, se va a hacer. Ya está bueno de que las aseguradoras se queden con el dinero”, dijo Mellado a En Blanco y Negro. 

“El 92 por ciento. De cada dólar, 92 centavos tienen que llegar al paciente y eso llega a través de los proveedores. Si los proveedores en Puerto Rico no tienen suficiente dinero para poder llevar sus oficinas, no estamos haciendo un buen servicio en Puerto Rico. Estamos haciendo flaco servicio. Sí nuestros especialistas se siguen yendo para los Estados Unidos, no estamos haciendo un buen servicio. Si nuestros médicos primarios se están yendo, tampoco lo estamos haciendo. ASES se debe al pueblo y el dinero no es de ASES. Es del pueblo de Puerto Rico”, dijo, enérgico, Mellado. 

Advirtió que reportarán a las aseguradoras que incumplan “y si hay que devolver el dinero, se devuelve” ya que esos dineros no les pertenecen a los planes médicos ni al ASES. Son 76% fondos federal y el resto lo que paga el gobierno de Puerto Rico, los municipios y los contribuyentes en sus planillas. 

“Así que ese dinero se tiene que respetar. Aquí tiene que haber servicio. Aquí no se puede cancelar el contrato sin justa causa y ningún médico se puede quedar sin dar servicio. Hay médicos suficientes para poder trabajar y es hora de que el gobierno tome acción. Esa es mi meta”, dijo Mellado. 

“Que se sepa desde ahora, que todo el mundo lo sepa. Vamos a ajustar las tarifas de los médicos primarios. El médico va a cobrar lo que justo tiene que cobrar igual que el especialista, que tiene que cobrar el 70% de la tarifa”, puntualizó. Supuse que él, como médico primario, conoce bien las precariedades que enfrentan los galenos, pero no había podido hacer nada. 

En realidad, parte del problema era ASES que controla esos fondos. La Administración de Servicios de Salud es la que maneja el plan Vital para 1.5 millones de puertorriqueños que son indigentes. Pero en ese renglón Mellado también sorprendió en la entrevista cuando admitió que él le pidió la renuncia al exdirector de ASES, Jorge Galva 

La versión oficial del gobierno fue que Galva renunció, pero desde el primer momento las fuentes en esa agencia me confirmaron que fue despedido por querer mantener el mismo sistema que había implementado desde la época de Ricky Rosselló el grupo de los hoy arrestados federales Angie Ávila, exdirectora de ASES y los contratistas de BDO Fernando Scherrer y Alberto Velázquez Piñol. Mellado aceptó que Galva, al mantener elmismo sistema, dejó un caos en (ASES) 

Pero Mellado incluso fue más lejos y en la entrevista también admitió algo que hemos venido cubriendo consistentemente desde el 2019 y que ni él, ni sus antecesores, ni nadie en gobierno había admitido: que las autoridades federales realizan “múltiples investigaciones” en Salud. 

Algunas de esas investigaciones datan de la época en que la agencia era administraba por Mabel Cabeza y su grupo de amigas que incluían a  Adil RosaLyzza Miranda y otras personas que no eran médicos sino entes políticas. Muchas de éstas funcionarias fueron ubicadas en Salud por la pareja de cabilderos Elías Sánchez y Valerie Rodríguez mientras el Dr. Rafael Rodríguez Mercado era secretario. Allí Cabeza estableció un esquema de contrataciones, pero todo eso lo detuvo el exsecretario Dr. Lorenzo González. 

“Yo no te puedo hablar de doctor Rodríguez Mercado, pero creo que él hizo un buen trabajo y fue una víctima de cosas que no debieron haber sucedido. Y te las canto como las veo, y lo digo de frente. Lorenzo González fue un excelente secretario y fue quien logró el control en el departamento y ponerlo en función, y yo quiero hacer lo mismo”, dijo Mellado. 

Desde el 2019 este medio viene investigando múltiples irregularidades en Salud y desde el 2020 ya habían investigaciones federales en la agencia. Para el 2021 la Oficina del Inspector General (OIG) comenzó a investigar los contratos en Salud. 

“Sí, en Salud tenemos investigadores del FBI y tenemos una comunicación excelente con Joseph González, el director del FBI que ha sido de gran ayuda. Hay que recordar que tenemos a (Rafael) Riviere, que es un exFBI en el Departaemtno de Seguridad Pública… Tenemos un mutuo acuerdo con el gobierno federal y vamos a limpiar la casa. Lo mismo estamos haciendo con el juez Gelpí en el caso (federal) de Discapacidad Intelectual, y tenemos reuniones constante con el monitor federal”, agregó Mellado. 

Indicó que su prioridad es “limpiar” la agencia de la corrupción y para eso, la Junta de Subastas será independiente y transparente para evitar que los contratos se den “al garete porque vamos a tener una buena junta de subasta donde nadie pueda tener injerencia. Yo no voy a estar en la junta de subasta, no me interesa estar ahí. Vamos a hacer todo transparente”, aseguró. 

“El departamento (de Salud) es bien difícil. Es un animal de 74 cabezas, pero estamos trabajando y vamos a despolitizarlo”, dijo Mellado. 

¿Por qué Mellado se atrevió a hablar ahora?, me pregunté. Quizás fue que lo cogí en un momento inesperado, con la guardia baja. El escenario fue en una entrevista que me concedió el miércoles en la noche, mientras iba para un evento con su hijo y yo la publiqué al día siguiente.  

A lo mejor fue que se cansó de los libretos y los silencios estratégicos, por que él mismo me admitió antes de grabar la entrevista, que sabe que el pueblo no les cree a los funcionarios del gobierno. Esa molestia y falta de credibilidad la vimos el viernes cuando estudiantes de Ciencias Médicas, abuchearon al gobernador, en un acto de dignidad porque fue esa clase la que más se afectó con las políticas de recortes que el mismo Pierluisi defendió mientras era abogado de la Junta de Control Fiscal. 

Mellado sabe que el ambiente en el país se está calentando. Tiene el oído en tierra. La gente ya no tiene paciencia para los políticos ni para el gobierno. Es hora de que los funcionarios públicos dejen de ocultar cosas. Después de todo, “en una época de engaño universal, decirla verdad es un acto revolucionario”, como dijo George Orwell.  

 Sea como sea, resultó refrescante ver a un jefe de agencia que se salió del libreto para hablar sin miedo. Eso es lo que exige el país.   

Este es el audio del programa que tuvo la entrevista de Mellado y después el Dr. Hiram Rodríguez, un joven internista que se pasa hablando en las redes sobre la realidad de los médicos más jóvenes.
Continuar leyendo
Pulsar para comentar

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

OPINIÓN

Es mucho más que el aborto

Publicado

on

Por

La decisión del Tribunal Supremo de los Estados Unidos al eliminar Roe vs Wade es mucho más amplia que prohibir el aborto. Amenaza el derecho a la intimidad, y lo cambiará todo

Cuando la mayoría blanca, republicana y conservadora del Tribunal Supremo de los Estados Unidos revocó el viernes  el famoso caso de  Roe vs Wade, mi mente regresó al pasado. Recordé mi primer encuentro con el aborto. Esta es una historia real que nunca he contado públicamente.

Ocurrió hace 35 años, cuando yo tenía apenas 18, comenzaba a estudiar el bachillerato en la universidad Rutgers en New Jersey y tenía un amplio grupo de amistades de todas partes del mundo. Una de esas amigas era Bernadette, afroamericana que estudiaba sociología, la primera en toda su familia en graduarse de escuela superior e ir a la universidad. Se había criado en la pobreza extrema y llegó allí por una beca. Un día me la encontré en el “dorm”, llorando desconsoladamente. Su novio José, un muchacho peruano criado en Jersey City, la había dejado cuando supo que ella quedó encinta. Ella lloraba porque sabía que un embarazo no deseado significaba tener que volver a la pobreza de la cual quería escapar con un título universitario.

Bernadette me pidió que la acompaña al “health center” de College Avenue porque tenía que decidir algo allí. Yo, casi sin entender qué era, la acompañé junto a otras amigas. Cuando llegamos al centro fue que supe que ella estaba buscando orientarse acerca de dónde podía ir a practicarse un aborto, pero aún no estaba decidida a hacerlo. Para mi fue un shock. Allí una consejera le dijo varias cosas y le explicó como era el procedimiento. Yo me sentía morir, aprendiendo de sopetón como era ese proceso. Después de todo, yo era una “nena buena” que venía de un colegio católico criada con monjas españolas, y eso de terminar embarazos era algo de que lo que nunca me hablaron.

Recuerdo que salimos de allí y regresamos al “dorm”, y ella se quedó conversando con las otras muchachas. Yo corrí hasta el teléfono público al final del pasillo a llamar a Puerto Rico. Llamé a mi mamá y le conté. Mami me dijo que era una decisión fuerte, y sin pensarlo dos veces, me dijo que le ofreciera a Bernadette que se fuera a mi casa, pariera en Puerto Rico y le dejara el bebé.

Mami me dijo que se lo adoptaría, y que como probablemente salía negro, podría pasar como hermano nuestro. Así que pensé que era una opción, y corrí de vuelta a ofrecerle esa otra alternativa. Mi amiga se sorprendió, al igual que las americanas que la observaban. “You can stay in my house in Puerto Rico, have the baby, and nobody will know”, le dije, algo esperanzada de tener a un nuevo hermano bebé.

Bernadette estuvo como cuatro días pensándolo. Al final de la semana, no la encontraba. Vine a verla par de días después, demacrada. Se había hecho el procedimiento porque decidió que no estaba preparada para ser madre ni mantener un bebé. Yo la abracé y juntas lloramos cuando me lo contó. Yo jamás olvidé esa tristeza que sentí al saber que había abortado. Por muchos años pensé en ella, y el viernes, Mami y yo la recordamos.

Han pasado 35 años y todavía me afecta recordar ese proceso, y lo mucho que ella sufrió. Con el tiempo, y en mi carrera como periodista he tenido que cubrir muchos casos de mujeres en situaciones parecidas. Adolescentes embarazadas o madres que maltrataron niños y vuelven a caer encinta por falta de educación. Nenas que han sido víctimas de violaciones, incesto y otras tragedias que son comunes, pero de las que en Puerto Rico no se quiere hablar. La carga emocional que esas maternidades conllevan y el estigma social que siempre ha rondado esos casos son elementos que nunca se escapan cuando una cubre ese tipo de noticias. Casi siempre son mujeres que vienen de la pobreza. Las que tienen dinero, pueden decidir más fácilmente sobre sus vidas.

Por eso hay que concluir que lo que decidió la mayoría conservadora en el Supremo el viernes afectará a toda una generación, particularmente de mujeres pobres y de minorías étnicas. La política conservadora que impone una sola visión de religión y creencias a quienes no creen en lo mismo, es lo más distante a una democracia. Es una tiranía. Es un símbolo de lo rápido que cambia el imperio americano, que como todo gran imperio, va camino a su autodestrucción.

Y hay muchos temas ausentes. En estas discusiones nadie legisla, por ejemplo, sobre los hombres. A ningún legislador se le ocurre radicar medidas para obligar a los hombres a hacerse vasectomías mandatorias, aunque son ellos los que fecundan. No. La carga siempre va sobre las mujeres. Para ellos el pene es sagrado. La carga, la culpa y la responsabilidad es de la mujer. Los conservadores no quieren controlar el fácil acceso y la tenencia de armas que provoca tantas matanzas de niños en las escuelas, pero sí hay que decidir sobre los cuerpos de las mujeres.

Se mueven las pasiones con mucha carga de doctrina. Rápido salen las feministas a gritar por sus derechos, pero, por otro lado, los fundamentalistas a sacar la Biblia y sus acólitos políticos a desplegar la soberbia, citando versículos que dicen ser la palabra de Dios, pero probablemente se copiaron de textos de los sumerios o de los egipcios en sociedades bien distintas, antes de los hebreos. De eso tampoco se habla porque la ideología de género o de religión, como pasa con el aborto, al final de cuentas son decisiones y creencias individuales. El derecho a la vida del feto vs el derecho a la vida de la madre. Esa es siempre la polémica.

Pero lo que decidió el Tribunal Supremo el viernes augura tiempos turbulentos. Ya lo advirtió el juez Clarence Thomas, al decir que lo próximo puede ser eliminar el matrimonio entre personas del mismo sexo, y otros casos que involucran el derecho a la intimidad. ¿Prohibir el consumo de cannabis medicinal vendrá después? ¿O llegarán hasta prohibir el matrimonio interracial?, algo que al mismo Thomas no le conviene porque su esposa es blanca. Hay muchos que quisieran regresar a la era de la segregación, y quizás a la esclavitud, dos leyes que existieron y  a pesar de ser crímenes contra lesa humanidad.

En su novela 1984 George Orwell escribió que la mentalidad de la opresión crea dos cosas fundamentales. La primera es que quien controla el pasado, controla el futuro, y la segunda es que quién controla el presente, controla el pasado. Los gobiernos en el poder tienen la habilidad de definir las visiones del mundo, redefinir paradigmas, maquillar hechos y reescribir la historia, al producir narrativas que muchas veces no son la verdad. Eso sucede con el aborto. Están reescribiendo la historia para que se olviden muchos derechos y muchas luchas de generaciones anteriores.  No me cabe la menor duda de que detrás de todo esto hay un produndo y calculado componente de racismo, porque las más afectadas serán las mujeres en grupos minoritarios.

Si fuera hoy, una mujer como Bernadette tendría que dejar de estudiar, vivir del mantengo y ser madre sin quererlo o sin estar lista. Lo que nos queda a todos, es luchar. No se puede mantener el silencio.

Continuar leyendo

OPINIÓN

Hombre bueno, padre chavao

Publicado

on

Por

El hombre puertorriqueño está bien “chavao”. Fastidiado con “j” a decir verdad. Me refiero a los buenos, a esos que trabajan, estudian, cuidan y respetan. Los que son gente decente y aportan a la sociedad. Esos son la inmensa mayoría de los padres que se sacrifican por sus hijos, pero no salen en las estadísticas. No se habla de ellos. Sólo se les recuerda un poquito en un día como hoy, que es el día de los padres.

Pero recordarlos un día como hoy no significa que no estén chavaos. Los hombres, como nosotras las mujeres en esta sociedad, enfrentamos una vida más dura, pero ellos tienen un doble carimbo. Aunque se niegue, todavía persisten los prejuicios de que el hombre es el que mantiene, es el proveedor, el “jefe de la casa”, y con eso, vienen presiones adicionales. Es increíble, pero todavía muchos piensan que es así, especialmente en sociedades machistas como la nuestra, donde, irónicamente la mayoría de la población somos nosotras, las mujeres.

Y como hoy todo está más caro, la gasolina sigue alta con todo y moratoria a la crudita, hacer compra es un suplicio porque el dinero no da, LUMA Energy nos espeta otro aumento del 17.1%, tenemos un secretario de Agricultura que dice que con un peso te da para desayunar, y el gobernador guarda silencio, esa idea de que el peso de la sociedad lo carga el hombre porque el hombre provee, pues, debe ser cierto para mucha gente. El que calla, otorga. Significa que para Pierluisi, por su silencio, todo está bien y que se chaven todos, especialmente los padres de familia.

Sin embargo, hay que reconocer que vivimos en un país tan desigual, tan violento y maltratante que el hombre muchas veces también es víctima. Los matan entre los jóvenes pobres que sólo ven como opción convertirse en gatilleros o mulas de los narcos. Los asfixian entre los que trabajan por un salario mínimo en dos o tres empleos distintos para poder sobrevivir y pagar pensiones. Los deshumanizan cuando se tienen que conformar con la mediocridad de un puesto insignificante en el gobierno, sólo porque no son parte del partido que esté de turno, y como no hizo campaña política, no los premian. O los dejan morir, ya sea como jóvenes en las cárceles, sin futuro porque les destruyen la Universidad, o como viejos abandonados por sus familiares.

No está nada fácil para el hombre puertorriqueño la vida que nos impone la colonia, la Junta de Control Fiscal y el gobierno. Todo es más caro y el pesito no da. Muchos se refugian en el alcohol, las drogas ilegales o se buscan la licencia del cannabis, para desconectarse. Muchos también se van de aquí para buscárselas y tener oportunidades, con todo lo que conlleva ser de la diáspora.

Como mujer y feminista tengo que admitir que este tipo de planteamiento no se suele discutir públicamente. Es más fácil denunciar y criticar al hombre por sus continuos excesos y abusos, que aceptar que también hay excesos y abusos que cometen algunas mujeres.  Nos dejamos llevar sólo por las estadísticas, que realmente son aterradoras.

Hasta la semana pasada en Puerto Rico habían ocurrido 13 feminicidios, según el Observatorio de Equidad de Género. Más de 5,060 menores son maltratados anualmente de acuerdo al nuevo perfil  que hizo el Instituto de Estadísticas. O sea, 10 de cada 1,000 niños y niñas en la Isla son maltratados. El Departamento de la Familia reportó 12,110 casos de maltrato a niños en el 2021. Esa agencia también tiene a 4,817 adultos mayores y personas con discapacidades bajo su supervisión por situaciones que, en la mayoría de los casos, responden al abandono o maltrato de parte de sus familiares.

Casi todos esos crímenes son cometidos por hombres. ¿Qué los llevó a ser así? ¿Es que el maltrato que recibieron y reciben lo replican hacia sus hijos y padres?, me pregunto siempre. En este país que hay templos e iglesias en cada esquina, parecería que ni la religión ni las creencias, ni el respeto se les enseñó. O si lo enseñaron, no se aprendió.  Aquí se impone cada vez más la intolerancia y la violencia, y esto preocupa.

La realidad es que todos somos víctimas de una sociedad profundamente violenta y desigual, y la falta de empatía y respeto promueve que seamos las mujeres, las niñas y los viejos los que, por lo general, somos víctimas. El hombre, ante la falta de educación y de programas para canalizar sus frustraciones, casi siempre es el que más maltrata.

Y yo me pregunto, ¿hasta cuándo? ¿Por qué es tan difícil entender la urgencia de educar sobre el respeto a la dignidad de todo ser humano? ¿Habrá que esperar a la próxima generación porque ahora mismo no hay remedio? ¿O tendremos que esperar a que el momento de respetar otras vidas sea cuando se cumpla el vaticinio de los bambalanes del chat de Telegram cuando hablaban de un Puerto Rico sin puertorriqueños?

Somos 3.2 millones de puertorriqueños, según el Censo de 2010 y el 53% de la población somos mujeres.  La proporción es de cerca de 1.7 millones mujeres y 1.5 millones hombres. En menos de 3 años, para el 2025, el Censo proyecta que la población total bajará a 2.9 millones y dos millones para el 2050. Eso significa que nuestra sociedad cambia a paso acelerado. Así de rápido e intenso también debe ser la educación para que se respete la dignidad de las mujeres, niños, viejos, personas LGBTQI o con diversidad funcional, pero también a que se respete y se reconozca a los hombres buenos. No podemos juzgarlos a todos por igual. El prejuicio no tiene género, a la hora de la vedad. Lo reproducen mujeres y hombres por igual.

Pienso que hay que luchar por una sociedad más justa y es en esa justicia en la que también se tiene que reconocer la importancia del rol de los hombres buenos. Me refiero al hombre verdadero, no a los patanes, que, por desgracia, también abundan. Hablo del que se educa, el que trabaja, el que es solidario, el que respeta.

Días como hoy muchos se acuerdan de esos hombres, y corren a comprarles en la farmacia un perfume o van a una tienda y se llevan una camisa de regalo, y ya. Piensan que con eso cumplieron. Se equivocan. El hombre también necesita apoyo y solidaridad. Estar presente en sus vidas. Muchas veces necesitan también palabras de consuelo, y un poco de tongoneo nunca está de más. Hace falta más empatía y cariño también hacia los hombres buenos.

Hace falta amor, porque con las huellas indelebles que dejan esos hombres buenos se entreteje la fibra de nuestro pueblo. En este Puerto Rico violento, machista y desigual, también hay muchos, muchísimos hombres que merecen nuestro respeto. Esos son los que se levantan día a proveer a sus hijos, a apoyar a sus parejas y respetarlas, a cuidar de sus viejos, a ser solidarios con quienes son distintos. Los que trabajan de sol a sol y no hostigan, ni roban, sino que luchan y se enfrentan a las desigualdades.

No permitamos que el verdadero hombre esté chavao. Apóyelo y apóyense juntos. Sólo así se hace familia y se hace país. Feliz día de los padres a esos, que son los hombres de verdad.

Continuar leyendo

OPINIÓN

El caso del Dr. Machado y los viejos

La polémica qué hay en la familia del doctor Richard Machado demuestra el total abandono que existe para los viejos en Puerto Rico, son el 27.3% de la población

Publicado

on

Por

OPINIÓN

Por Sandra Rodríguez Cotto
En Blanco y Negro

El caso por Richard Machado y su esposa la doctora Norma Ortiz Colón demuestra la negligencia, el total abandono del sistema y los graves riesgos de explotación financiera, física y hasta de vida que enfrentan los envejecientes en Puerto Rico. 

Desde hace más de una semana vengo reseñando en radio el caso de esta pareja y la tragedia que es ser un viejo en este país. No importa si eres conocido o si tienes dinero, como pasa con el matrimonio Machado Ortiz, ser viejo es como una sentencia a la muerte, al abandono y a la negligencia.

El matrimonio Machado Ortiz es conocido por sus vínculos políticos y económicos. Al Dr. Machado se le recuerda por haber sido un pre aspirante a la alcaldía de San Juan cuando compitió por el Partido Popular Democrático en una primaria en la que prevaleció Sila Calderón. También al Partido Nuevo Progresista y era un hombre de mucho poder e influencias. En parte por su estrecha amistad con el expresidente de los Estados Unidos, Bill Clinton, y con otros líderes del Partido Demócrata.

Su influencia también venía por sus negocios y riqueza. Es un multimillonario que era dueño de los hospitales Hermanos Meléndez y Children’s hospital de Bayamón, así como de la cadena de supermercado Super One, entre múltiples negocios y propiedades.

Era un hombre poderoso y de mucho capital, pero como pasa con muchos viejos, hasta fue víctima de una cuidadora.  Empleados lo demandaron a nivel federal porque una de sus cuidadoras los obligaba a ser parte de una iglesia evangélica que ella dirigía. Ese caso le costó al Dr. Machado sobre $300,000. Pero esa no es la verdadera tragedia. Su crisis es familiar y hasta política.

Ahora mismo hay una serie de pleitos que tienen enfrentados a sus 11 hijos a los que se les impiden verlos o visitarlo. Al centro de la polémica está la fortuna de más de $100 millones de Machado.

ENTRA GUILLEMARD

Una de sus hijas, que trabajó con él en los hospitales y no quería que fueran vendidos, lo demandó y abandonó por dos años. Pero de buenas a primeras, reapareció para el 2020 y asumió el control de sus padres y las autoridades se rindieron a sus pies. El abogado de ella es Andy Guillemard, el esposo de la primera dama Cari Pierluisi y cuñado del gobernador, Pedro Pierluisi. Guillemard, además es inquilino en un edificio de oficinas de Machado, lo que aparenta ser un conflicto de interés.

Desde que entró Guillemard en escena el departamento de la Familia no se mueve y hasta los tribunales no actúan. Hay dos sentencias contradictorias que emitió el Apelativo, ambas llegaron al Supremo y el máximo foro judicial no ha querido actuar. Las sentencias son sobre como los hijos se pueden relacionar con sus padres. Todo esto coincide además con el intento de mover la fortuna de Machado del Banco Popular al Oriental, sin que nueve de los 11 hermanos tengan conocimiento. Popular demandó.

Toda esta saga se complica porque la hija que asumió el control les impide a sus hermanos ver a sus padres en su casa en una exclusiva urbanización de Dorado. Usa guardias armados que los amenazan. Varios vídeos y audios así lo corroboran.

Este caso se podría ver como una lucha por dinero, pero en realidad es una muestra más del abandono absoluto en el que se encuentran los viejos en nuestro país.

¿Por qué no funciona el sistema para proteger a los viejos? ¿Qué opciones hay cuando personas se aprovechan continua y sucesivamente de la vulnerabilidad de un adulto mayor para explotarlo a nivel financiero? ¿Por qué se permite la supuesta manipulación de unos hijos que tienen acceso al poder político? ¿Están los abogados siendo cómplices de la explotación financiera? ¿Cuántos médicos se prestan como cómplices de estos casos? ¿Realmente los tribunales protegen a los viejos o son cómplices del maltrato? Más que nada, si eso pasa con un matrimonio con dinero, ¿qué no les harán a los viejos que son pobres en este país? Esa es la pregunta clave.

PAÍS DE VIEJOS

Puerto Rico es uno de los países con mayor cantidad de personas viejas en el mundo. Según el Censo, el 27.3% de nuestra población tiene más de 60 años. Somos un país de viejos y no lo queremos admitir. No hay nada desarrollado para atender a esta población y esta crisis se sabía hace más de 10 años, pero nadie actuó a tiempo. 

Quizás por eso es que otra vez se registra un alza de muertes de viejos por Covid-19. La mayoría están en hogares de envejecientes y esta semana Salud anuncio un plan para intentar atajar esa crisis. La verdad es que en muchos de esos lugares acogen a viejos abandonados por sus familiares. También allí los maltratan.

En Puerto Rico hay unos 1,000 centros de envejecientes, pero más del 50% de esos “homes” de viejitos han sido investigados por diversas categorías de maltrato. Esos casos, tristemente, quedan en nada. No hay personal suficiente que le de seguimiento, y no son temas “sexy” para que los medios estén día y noche cuestionando. Le dan más espacio a Adamari López o a Rafy Pina, que a las noticias que enfrentan esta realidad.

Más del 70% de la querellas en los “homes” son por maltrato, pero el gobierno las cierra porque no se pudieron fundamentar, aunque las autoridades reconocen que no tienen personal necesario ni sensible. La secretaría de la Familia Carmen Ana González Magaz dijo esta semana que tienen $13.6 millones disponibles para contratar gente, pero no encuentran personas que quieran ser amas de llave o cuidadores.

José Acarón, de AARP, lleva años clamando porque se fortalezca ese sector laboral porque se necesitan empleados con destrezas y con la sensibilidad que requiere atender adultos mayores. Pero nada pasa. Como país nos hemos hecho de la vista larga y no atendemos a los viejos, aún cuando la realidad nos golpea porque en par de años serán más de la mitad de la población.

El maltrato a los viejos es un crimen. No es sólo la explotación financiera o sexual de gente que se les pega para sacarle dinero. Es también el trato. Asumen que por ser viejos, no son personas. Pasa cuando van a una tienda, y no les devuelven el dinero. Cuando en una farmacia no se toman el tiempo de explicarles los medicamentos que necesitan. Cuando pasan hambre y soledad, y los vecinos ni preguntan. Cuando se burlan en sus caras, como si el ser viejo fuera algo que nos va a tocar a todos. Todos nacemos para morir y envejecemos a diario.

Si aquí los legisladores que llevan semanas hablando del aborto les prestaran una pizca de atención a esta crisis, quizás se podía resolver tanto abandono a los mayores. ¿Dónde queda la dignidad de los viejos en Puerto Rico? Es hora de que el maltrato a los adultos mayores se atienda. No maquillaje que lo pueda ocultar más.

Continuar leyendo

OPINIÓN

Ah, es que se matan entre ellos

Publicado

on

Por

¿Por qué es que en Puerto Rico minimizamos las masacres, pero nos conmueven cuando suceden en los Estados Unidos? ¿Es distancia, complejo de inferioridad o menosprecio propio?

Siempre es la misma rutina.  Cuándo vemos los horribles ataques y masacres que ocurren por pistoleros solitarios en los Estados Unidos, como el que ocurrió en la escuela elemental Robb en Texas, la gente se conmueve. Llenan sus redes sociales con frases, oran, se lo sufren, y el tema acapara los medios de comunicación a nivel local. Pero, cuando son masacres en Puerto Rico, rápido dicen “es por droga” o, “ah, es que se matan entre ellos mismos”. 

¿Por qué ese desdén propio? ¿Por qué las otras muertes nos conmueven y las nuestras las justificamos diciendo que son “ellos mismos”? Siempre me he preguntado si es que acaso los narcotraficantes y criminales que se matan entre sí no son seres humanos y por eso no los quieren ver como la tragedia social que son para nuestro país. 

En lo que va de 2022 llevamos cuatro masacres. Esta última semana hubo sobre 30 muertes violentas en Puerto Rico, pero en los medios noticiosos se presentaban los titulares una como letanía, y escuché a muchos hablar con ese menosprecio usual, como si esas vidas si no valieran nada. Ese eterno box score del crimen, como pasó con las muertes del huracán María o ahora con las de la pandemia, parece que nos ha insensibilizado colectivamente. Es eso, o es la falta de amor propio que ocurre por que en nuestra psiquis colectiva nos acostumbran a creernos menos. 

¿Será por ser una colonia? ¿Un complejo de inferioridad y menosprecio a nosotros mismos? ¿Será por la falta de educación y profundidad en la discusión pública o será porque cada vez hay más lumpen con agendas en los medios dirigiendo el discurso y las conversaciones? ¿O serán todos? ¿Es que unas vidas valen más que otros? 

Los asesinatos son tragedias colectivas. Claro que las muertes de los niños indefensos en Texas nos estrujan el alma, pero debemos también reconocer que los que se “matan entre ellos” aquí en Puerto Rico, muchas veces también son niños o adolescentes. Hay una serie de causas sociales, de marginación, miseria y desigualdad que los empuja a ese mundo del narcotráfico, pero de eso no se habla. Eso no es “sexy” ni vende titulares. “Es aburrido”, como me dijo un famoso productor de noticias en un medio local hace unos años. Siempre me he rebelado contra esa visión. 

Además, reconozco que casi todos los casos de violencia en Puerto Rico vienen como resultado de la desigualdad. Aquí la violencia nos abruma, con más de 10,000 querellas de maltrato a niños sin atender en el Departamento de la Familia. Con cientos, quizás miles de viejos abandonados y maltratados. Con sobre 60 feminicidios y un estado de emergencia que francamente, no ha hecho mucho hasta ahora, porque las estructuras en el poder no se han movido para cambiar el paradigma. 

Aquí no se educa porque la violencia tiene múltiples vectores. Además, aquí se endiosan a los criminales y a la cultura del maleanteo. Por eso nos entretienen con la novela de Rafy Pina, que es un criminal doble y que tenía armas modificadas iguales a las que se usan para los asesinatos en la calle, como dije en la columna pasada. O nos entretiene ver el caso del actor Johnny Depp y su exesposa Amber Heard, sin mirar la realidad que peores violencias viven miles de personas en la isla. 

Puerto Rico tiene promedio anual de sobre 600 asesinatos. Entre el 2017 y el 2021 hubo un promedio de 1.7 asesinatos por día, según un estudio que hizo la reconocida demógrafa Judith Rodríguez. 

Por eso planteo que hay que buscar otras narrativas y otros ángulos. Uno de éstos, es el acceso a las armas. Acá en Puerto Rico eso ocurre por tráfico ilegal, ya que la posesión está regulada. En los Estados Unidos es un “free for all” en cuanto a posesión de armas. Es más fácil para un adolescente comprar un AK-47 que una cerveza, y por eso vemos tantas y tantas masacres recientes en la nación americana. Los políticos allá le vendieron el alma al NRA y prefieren estar armados antes de buscar soluciones a su crisis. 

Se estima que hay entre 280 a 310 millones de armas circulando en la nación americana. Con una población de unos 319 millones de personas, eso significa que hay un arma por casi cada ciudadano estadounidense. Pero ante el hecho indiscutible que los Estados Unidos es el país con el mayor número de masacres a inocentes por atacantes solitarios, se está dando la discusión porque reconocen que hay que buscar soluciones. 

Acá en Puerto Rico nos falta iniciar esa conversación. ¿Por qué hay tantas armas ilegales en la calle? ¿Por qué penalizan a los que tienen posesión legal con tanto papeleo, cuando hay gente que tiene montones de armas sin permiso? ¿Quiénes las trafican aquí? Además, hay que empezar a hablar de que las muertes “entre ellos” responden a otras variables que empiezan por la pobreza y el maltrato a los niños. El por qué los tiradores llegaron a ese mundo, qué los empujó ahí. Esos son los temas profundos que nadie quiere tocar, y mientras no lo hagamos, no vamos a salir de esta centrífuga. 

Se requiere una discusión holística. Que hablen los profesionales de la salud, no los políticos y cabilderos. Menos mano dura y más mano compasiva. El discurso que se promueve desde los medios de comunicación nos hace a todos cómplices de la violencia. Cada vez que digamos “ah, es que se matan ellos” se justifica la tragedia colectiva que nos arropa. El verdadero odio es el desinterés. 

EN BLANCO Y NEGRO

Sandra D.
Rodríguez Cotto

PERIODISTA
Continuar leyendo

OPINIÓN

San Rafy Pina y el ‘maleanteo’ mediático

Publicado

on

Por

La cobertura mediática del caso del productor de reguetón Rafi Pina es la muestra más reciente de los intereses de las empresas noticiosas en un país violento, abrumado por el narcotráfico y la corrupción

Parecía la glorificación del maleanteo. Darse ‘guille’ de ser el Patrón del Mal, a lo Pablo Escobar, o querer proyectarse como El Chapo Guzmán, como el jefe. O quizás, como un santo varón que no cometió ningún delito, olvidándose de que el cuento no se lo comió ni el juez federal Francisco Besosa, ni los fiscales, encabezados por José Ruiz. Ni el pueblo lo creyó.

A pesar del minuto a minuto, de portada tras portada de periódicos, de ser la noticia con la que abrían los telediarios, no logró su cometido. Poco importaron los vídeos de su bebé balbuceando, de lucir como padre de familia o de vestirse ‘color-coordinated’ con su pareja para posar y acaparar titulares. Tampoco importó que fuera amigo de Daddy Yankee y pareja de Natti Natasha. Rafi Pina pararía en la cárcel porque violó la ley.

Es un criminal y no es un santo, aunque así lo haya pretendido proyectar su equipo de propaganda y muchos medios de comunicación. Es obvio que había una campaña grande para intentar limpiar la imagen y lavarle la cara, pero nadie se creyó la pantalla ni le comieron el cuento. Esta la perdieron Pina, y también María Domínguez, Francisco Rebollo, Manuel Franco y los demás abogados de defensa.

El productor y promotor de reguetón, fue sentenciado hoy a 41 meses de prisión, tres años de libertad supervisada y una multa de $150,000 por violación a la ley de armas. En las redes sociales parecía como si se hubiera paralizado el país. Los medios corporativos, que se montaron en la noticia hace tiempo, buscando likes, audiencia y pautas, siguieron hoy con la novela.

Todo fue parte de un esquema, de una campaña grande de propaganda, diciendo medias verdades, apartándose de la ética y del apego a la verdad. Con Pina vivían del engaño, presentándolo como un empresario y ocultando sus nébulas. Por desgracia, muchos en los medios le siguieron su juego para conseguir audiencias.

Pina pudo haber si sido tremendo productor musical e intentaron proyectarlo como un padre de familia, empresario y filántropo. Como un hombre de bien. Pudo haber sido todo eso, pero también era un criminal dos veces convicto a nivel federal. La primera fue por fraude bancario, y ahora por tener armas ilegales escondidas en su casa. Tenía en ese arsenal una Smith & Wesson Modelo SD40 y una Glock, modificada, para disparar de manera automática. ¿Para qué las tenía?, una se pregunta.

“Pina clama al juez por ver a su niña caminar, pero no le cuenta si con esas armas ilegales y alteradas hizo “sentar” o “poner de rodillas” a alguien”, como dijo mi amigo, el abogado Raúl Carrero Crespo.

La cobertura de este caso ha sido todo un “reality show”, como dice el poeta Alejandro Álvarez Nieves: “Y luego se preguntan porque uno les pierde el respeto a los medios noticiosos. Abrazo a quienes trabajan en la prensa y tienen que tragarse toda esta ñoña en silencio para poder sobrevivir profesionalmente”.  Yo lo secundo.

Claro que el caso de Pina es un tema pertinente. Claro que era una noticia que había que cubrir. El problema fue el cómo lo hicieron. ¿Cuál era el beneficio de la sobredosis noticiosa si se compara con otros casos? ¿Quién o quiénes se beneficiaron de proyectarlo como un santo varón? ¿Por qué la doble moral mediática?

La ética periodística obliga a relatar los hechos tal y como acontecen, pero no se puede decir que eso precisamente fue lo que enfatizaron las empresas mediáticas. Para ellos era más parte de un espectáculo de alguien vinculado al género urbano, que después de todo, genera audiencias.

Si hubiera sido un muchacho de caserío o de una barriada, hace rato estuviera en la cárcel. Pero claro, él está casado con una que dice que canta, aunque sea con auto-tune, y eso genera clics en la web. Daddy Yankee, lo acompañó incluso hoy a su lectura de sentencia. Era un show, y la noticia iba a generar interés local e internacional ya que el reguetón nos representa como producto ante el mundo. Se enjuiciaba a uno de los grandes productores de este género.

En realidad, la excesiva cobertura mediática es la muestra más reciente de los intereses de las empresas noticiosas en un país violento, abrumado por el narcotráfico y la corrupción.  Intentaron desviar la atención poniendo como héroe a alguien con una historia nebulosa, y esa responsabilidad cae sobre los medios.

Como dijo el juez Besosa antes de emitir la sentencia:  “la indiferencia del señor Pina Nieves a la ley es inaceptable”.  El fiscal Ruiz recordó en sala que Pina admitió tener las armas ilegales en su casa de Caguas. También recordó que su oficina fue tiroteada, así como más de 500 tiros que hicieron contra el Coliseo de Puerto Rico en el 2019 en un concierto que él produjo para Daddy Yankee.

¿Se estará usando el caso de Pina para desviar la atención de problemas mucho más serios que enfrenta Puerto Rico? ¿Fue para desviar que no hablen de los casos de financiamientos ilegales de las campañas políticas de Pierluisi y Wanda Vázquez? ¿O fue para que el pueblo se olvide  de los arrestos de alcaldes? ¿Glorifican a un criminal reincidente por audiencias?

Por donde quiera que se mire, está mal, y mucho más en los momentos que vive el país. Desde el sábado hasta hoy mataron a más de 10 personas, incluyendo los asesinados en una masacre. En algunos de esos asesinatos usaron armas como las que Rafy Pina tenía escondidas en su casa.

Las empresas mediáticas no deben endiosar a figuras vinculadas a ese mundo de bichotes y maleantes. Hay una responsabilidad empresarial y mediática con el país. Basta ya de convertir en “influencer” a los criminales. Si de algo sirve este caso es para demostrarle a la juventud que van “pa’dentro” si tienen armas ilegales. Toda acción genera una reacción. Piénselo.

EN BLANCO Y NEGRO

Sandra D.
Rodríguez Cotto

PERIODISTA
Continuar leyendo

OPINIÓN

Jaiba Platinum Program 

Publicado

on

Por

No es una tarjeta de crédito ni tampoco es una tarjeta de puntos, pero tal parece que esa es la filosofía de muchos puertorriqueños: el ‘Jaiba Platinium Program 

Cuando uno sale de viaje últimamente los ve por ahí en el aeropuerto. Los ves en bancos, en conciertos, en oficinas de gobierno y en muchos lugares. Son los que se cuelan, los que buscan subterfugios para salir ganando, los que mienten y engañan a otros para conseguir un beneficio rápido, que muchas veces no les corresponde. 

El otro día un muy querido amigo que médico, indignado, me envió una foto de ellos en el aeropuerto Luis Muñoz Marín.  Eran decenas y decenas de personas que hacían fila fingiendo ser personas con problemas de movilidad, impedimentos o que dicen ser envejecientes, y estaban sentados en sillas de ruedas para que los llevaran hasta el “gate” de salida.  Eran como 25 y no era un equipo o un grupo con personas de diversidad funcional.  

Compran así boletos de avión y fingen tener necesidad que obliga a las aerolíneas y al aeropuerto a poner a empleados a empujarlos sus sillas de ruedas. Los pasan al frente de los que llevan rato haciendo fila, se cuelan y les dan los mejores asientos en el avión, pero son personas sin ningún problema real. Simplemente son parte de ese “club”, esos que usan su tarjeta, aunque es tarjeta, no exista. No es una tarjeta de crédito ni tampoco es una tarjeta de puntos, pero tal parece que esa es la filosofía de muchos puertorriqueños: el ‘Jaiba Platinium Program’. 

Es sentir que tienen ese permiso con el que piensan que tienen más derechos que los demás. Esa idea que los hace sentir que son ciudadanos de primera categoría o de una casta superior al resto de los otros boricuas.  Me refiero a los que se cuelan en las filas, los que fingen ser más viejos de lo que realmente son para adelantarse en las filas de envejecientes en los bancos. Las mujeres que se hacen pasar por embarazadas para que las atiendan primero. Hay muchos adultos mayores en esas, que buscan el descuento de senior citizen en todo porque entiende que lo merecen, pero ocurre en todas las edades y géneros. 

Es la misma gente que tú los ves con el carnet de personas con impedimento y no lo necesitan, ni tienen a ningún familiar con necesidad real. Lo ves bajándose de lo más feliz a hacer compras sin tener al lado a la persona por la cual le asignan la tarjeta, y sólo lo usan para tener los parkings más accesible sin tener que caminar mucho en los malls 

Este es un renglón que me toca a nivel personal y duro. Por años rehusé sacar ese carnet que he necesitado para mi hija, especialmente en emergencias. Muchas veces tuve que cargarla, o sentarme en las aceras en lo que pasaba un crisis epiléptica porque se me caía la cara de vergüenza de usar un carnet para personas en sillas de rueda, ya que ella camina. Finalmente tuve que sacarlo ahora, que ella tiene 19 años, por tantas emergencias. Me costó, porque no quería ser como tanta gente lista que abusa de esos permisos sin merecerlos y sin necesitarlos.  

Esa actitud de aprovecharse y sacar ventaja es una modalidad de corrupción que nos atrasa como sociedad. Empiezan así, y luego lo extienden a mentir en la planilla de contribución sobre ingresos, o para conseguir algún programa del gobierno, como pasó con tantos miles que cogieron los chavos del PUA en la pandemia. A algunos, con un regaño quedaron en el olvido, pero otros terminaron en la cárcel. Son jaibas. 

Un jaiba es una persona lista, tramposa y escurridiza. Viene de un vocablo indígena, ya que los taínos usaban esa palabra para referirse a una especie de cangrejo que es muy escurridizo y difícil de atrapar. Por eso, la palabra describe a la perfección a esos listos. Algunos le llaman “gansos”, o avispados. Esas comparaciones animalescas lo que describen son seres que se aprovechan de los demás. Son gente que tiene un problema endémico de no querer seguir las reglas de juego limpio. 

El abogado y profesor Rubén Colón Morales hace unos años escribió que esta conducta posiblemente se haya desarrollado en el puertorriqueño como mecanismo de defensa y de sobrevivencia “ante duras realidades históricas de crónica opresión económica, sometimiento político y desigualdad social”.  Dijo que es innegable que ese concepto del puertorriqueño jaiba fue cultivado por las clases políticas dirigentes del siglo XX. Concurro con él. 

Los partidos dominantes en Puerto Rico, el Popular Democrático y el Nuevo Progresista no sólo han contribuido a crear electores con actitud jaiba frente al imperio estadounidense, sino también con respecto a los procesos internos en Puerto Rico, “en una simbiosis totalmente clientelista’, como dijo Colón Morales.  

“El clientelismo constituye una forma de corrupción pública que convierte a los ciudadanos en consumidores de favores.  Se pervierte la democracia remplazando nuestro derecho a que el Estado nos responda, por la “oportunidad de acomodarnos en el sistema”, según Colón Morlales.  Se transforma nuestro derecho a exigir servicios públicos, por “el privilegio” de canjear por favores nuestras “millas de votante frecuente”, o los “puntos en la tarjeta de crédito de nuestro activismo político”. 

Por eso donde más sabemos de los jaibas es en el gobierno, especialmente cuando vemos casos de corrupción. Son los contratistas deshonestos, los contribuyentes de las campañas y empresarios que financian candidatos para luego cobrarles en contratos y permisos. Esos ya se pasaron del Jaiba Platinum Program a la “black card” de los listos. Son, en esencia, unos malandros.  

Los estamos viendo en estos días con los dos casos más escandalosos en la política puertorriqueña desde el caso del exgobernador Aníbal Acevedo Vilá. Me refiero a los casos del Súper PAC de amigotes y parientes del gobernador Pedro Pierluisi, y el caso de la exgobernadora no electa Wanda Vázquez. Ambos son casos de corrupción por esquemas nebulosos y asqueantes de financiamiento de campañas políticas. Irónicamente a Pierluisi a Vázquez y también al excandidato popular Charlie Delgado se les imputa recibir dinero del venezolano Julio Herrera Velenuti, de Bancredito Holding Corporation. 

Desde el 2021 las autoridades federales investigan donativos hechos por extranjeros a las campañas políticas en Puerto Rico. Irónicamente, a los estadistas que suelen “mandar a Venezuela y a Cuba” a sus opositores, son los primeros que aceptan sus chavitos para las campañas. ¿Qué más prueba de que son jaibas?  

Mientras sigamos con estas actitudes, ni la política se limpia ni la sociedad progresa. Por esas prácticas jaibas resulta tan difícil romper con el bipartidismo que nos mantiene estancados social, económica y políticamente. Las cosas no cambian porque nada se mueve. Pero la actitud empieza en el individuo, desde la raíz, luego va al colectivo. Por eso tenemos que combatirla todos por igual. Es hora de que cortemos esa “Jaiba Plantium Card”,y empecemos en limpio. 

EN BLANCO Y NEGRO

Sandra D.
Rodríguez Cotto

PERIODISTA
Continuar leyendo

OPINIÓN

Los huesos rotos

Publicado

on

Por

EN BLANCO Y NEGRO

Sandra D.
Rodríguez Cotto

PERIODISTA
Lo que nos espera esta semana será duro y el pueblo tiene que unirse. Hay que empezar a entender que la diversidad y la divergencias son valores que nos fortalecen como pueblo.

Así como una persona no puede vivir de pie con los huesos rotos, un país no se sostiene con todos los sectores destruyéndose entre sí. No hay manera de ponerse de pie así y eso, por desgracia, es lo que pasa en Puerto Rico. 

Si no enmendamos y nos unimos para arreglar esto, vamos directos a convertirnos en lo que viven nuestros vecinos en el Caribe como Haití y la República Dominicana. La politiquería y la corrupción han llevado a esas naciones a una abismal desigualdad social, con unos pocos bien ricos y la inmensa mayoría en una pobreza extrema de la que sólo se sale huyendo. Con la emigración masiva. 

La desesperanza es tal, que la gente prefiere montarse en una yola y arriesgar su vida, sólo para salir de su país. Lo vemos en la embarcación que zozobró hace unos días cerca de la isla de Desecheo. Aquí no estamos tan lejos. La gente se monta en un avión rumbo a Orlando o a Texas porque no pueden más. Es que la corrupción en Puerto Rico borra oportunidades, nos asfixia y nos hunde. 

Para muestra un botón. Si se pensaba que esta semana que terminó fue terrible, con los asqueantes escándalos de la corrupción electoral en el Partido Nuevo Progresista (PNP), esperen a lo que viene a partir del lunes. Esto está feo para todos por igual, sin importar el partido político en el que milite.

Estamos ante una acusación criminal contra la exgobernadora no electa Wanda Vázquez, y un escándalo bastante parecido que toca al incumbente, Pedro Pierluisi. Ambos políticos están hasta el cuello con imputaciones de haber violado leyes políticas en los financiamientos de la campaña electoral. Las querellas que se pusieron el uno al otro, dieron paso a las investigaciones que los hunden hoy a los dos. Esta semana será crítica. 

Los abogados de Vázquez ya advirtieron que esperan una acusación federal. Mientras que el amigo íntimo de Pierluisi, Joseph Fuentes, levantó las manos y admitió culpabilidad por esconder quién dio dinero para el Super Pac “Salvemos a Puerto Rico”. Ahí están mezclados gente bien cercana al gobernador, empezando por el poderoso cabildero que es nada menos que su cuñado, Andy Guillemard. Por eso la primera dama y hermana de Pierluisi, Caridad, patinó ante la opinión pública en estos días. Primero dijo que, como presidenta del comité de campaña de su hermano, sabía todo. Horas más tarde, emitió un comunicado diciendo que sabía todo menos del Super Pac. 

Cuando el domingo pasado cuestionamos en este mismo espacio si el PNP era empresa criminal continua ante un R.I.C.O. Act, no se anticipaba lo que venía. El gobierno de Pedro Pierlusi lleva 51 arrestos de alcaldes y legisladores en 15 meses comparados a 54 arrestos en 4 años bajo Pedro Rosselló González. 

Faltan muchos más arrestos PNP en estas próximas semanas y eso no incluye la acusación a Vázquez ni el caso con el Super Pac. Cuando salga esta semana quienes son las personas 1, 2 y 3 de ese caso, el cáncer que corroe al PNP habrá hecho metástasis. 

Pero los populares tampoco están lejos de esa realidad que vive el PNP. 

A finales de abril en este mismo espacio enumeramos 15 problemas que enfrenta el Partido Popular Democrático que está en intensivo, matándose entre sí. Líos en Mayagüez, esquemas en Salinas, Guayama, insultos en Arecibo, un alcalde desaparecido en Trujillo Alto y hasta el propio presidente de la colectividad, José Luis Dalmau llamando “asesinas” a las mujeres en el contexto de la discusión por el aborto.

Es obvio que el PPD está al borde del precipicio y ya mismo muere. Hay quien dice que murió hace tiempo, pero no lo acepta. Ni el PNP ni el PPD han aprendido la lección de que las luchas internas provocan la muerte de todos. No miran para el lado. 

Si un sector político lleva más de un siglo peleándose entre sí en Puerto Rico, es el independentista. Fomentados por egos de muchos de sus líderes, las peleas porque no se ponían de acuerdo en los métodos de lucha por la independencia, y azuzado por la represión del gobierno de los Estados Unidos con sus cómplices en los gobiernos estatales, principalmente populares, la historia está ahí.

.;Elppectoralmente el independentismo no superaba el 2% por décadas por esas razones. Ah, pero la cosa está cambiando. Y rápido. Desde que apareció Rogelio Figueroa, y luego el MUS, entre otros grupos vinieron trabajando para hablarle a los desafectos, la gente se organizó.

Buscan otras opciones.

El resultado más obvio fueron las pasadas elecciones con el Partido Independentista sacando casi un 14% de los votos, el Movimiento Victoria Ciudadana otro 15%, y si a eso se unen los independientes y hasta el Proyecto Dignidad, se sabe que todos tienen más del 60% del apoyo electoral. Recordemos que Pierluisi ganó con cerca del 32%. Los independentistas saben que tienen que dejar a un lado las mezquindades y unirse, buscar la convergencia.

Ese fue el llamado que hizo Rubén Berríos en su discurso en el Festival de Claridad, como reseñamos en este espacio el 1ro de mayo cuando pidió “acciones concertadas” para las elecciones del 2024.  Por eso fue que esta misma semana Rafael Bernabe, el MVC clamó por esa unidad. Le tendió una rama de olivo a los del PIP y a los independientes, incluyendo a Eliezer Molina. Días antes, el senador independiente José Vargas Vidot, el exrepresentante PPD y ahora independiente Luis Raúl Torres, el secretario general del PIP, Juan Dalmau Ramírez y el Coordinador General del MVC, Manuel Natal expusieron que las vacantes de los alcaldes deben llenarse mediante elecciones abiertas.

Esto puso a temblar a muchos líderes en las filas del PNP y de PPD, y así nos lo expresaron. Saben que, si se unen, los desbancan. Como periodista, me han tocado cubrir de cerca todos los procesos electorales y primarias, así como los candidatos a la gobernación de los últimos 30 años. Específicamente desde las elecciones del 1992 hasta las más recientes del 2020, y observo.

Esta es la primera vez en mi vida que veo que otros escenarios políticos se están gestando ante nuestros ojos. Las terribles noticias que hemos estado cubriendo periodísticamente los últimos dos meses y lo que viene esta semana, nos tiene que poner a reflexionar como pueblo sobre qué nos conviene y qué hay que hacer para limpiar el sistema de tanta podredumbre. En ese proceso no puede haber espacio para mezquindades. Todos tienen que soltar algo para llegar a acuerdos. Muchas veces me pregunto si estos casos de corrupción que cubrimos noticiosamente son el resultado de un diseño tácito del gobierno de los Estados Unidos.

Después de todo, desde los años 30 y a lo largo del siglo pasado los americanos con sus aliados locales persiguieron al independentismo y borraron al nacionalismo como opciones políticas. ¿Estarán haciendo lo mismo con los estadistas y con los estadolibristas? ¿Es persecución a los PNP y PPD, o es que es tan descarada la corrupción y el pillaje que ya no pueden ocultarla y por eso los persiguen? Sea como sea, hay que ser pragmático.

El estatus político no va a cambiar de inmediato si uno mira cómo actúan desde Washington. Mientras tanto, estamos todos aquí, metidos en esta jaula sin poder salir, dándonos palos entre nosotros mismos. Divide y conquistarás, dice la máxima.

Por eso es momento de unirse por encima de creencias y de partidos. 

Si el cuerpo está roto, la única forma única manera de ponerte de pie es apoyándote de otro que está igual que tú. Pero para lograr eso hay que espulgar y limpiar primero. Hay que sacar las sabandijas que le roban el dinero el pueblo. 

Ya hemos visto lo que el pueblo unido logra cosas. El ejemplo más reciente fue en el Verano del 2019, donde no importaban las generaciones, los colores ni las ideologías. Hay que empezar a entender que la diversidad y la divergencias son valores que nos fortalecen como pueblo. Los huesos rotos se arreglan uniéndolos, y con calma.

Continuar leyendo

OPINIÓN

¿Empresa criminal conjunta o R.I.C.O. Act?

Publicado

on

Por

EN BLANCO Y NEGRO

Sandra D.
Rodríguez Cotto

PERIODISTA
¿Cuál le aplica al Partido Nuevo Progresista a la luz del caso de Pierluisi, los arrestos recientes y los que faltan? Pierluisi lleva 51 arrestos en 15 meses comparados a 54 arrestos en 4 años bajo Pedro Rosselló González.

No lo pueden esconder, aunque lo intenten. El Súper PAC de Joseph Fuentes lo sacó del clóset político. Los esquemas corruptos de recaudación de fondos tocan las puertas de La Fortaleza porque se trata del “pana”. El amigo y recaudador principal de Pedro Pierluisi, pretendía dormir a la gente con eso de “Salvemos a Puerto Rico”. Desde que se declaró culpable hay dos preguntas claves que rondan en las mentes de muchas personas en estos días: ¿Es el Partido Nuevo Progresista (PNP) una empresa criminal continua? Y la otra: ¿Se le puede y se le debe aplicar un R.I.C.O. Act?

Lo de aplicar un R.I.C.O. Act al PNP no es nuevo. Uno de los primeros en hablarlo públicamente hace años fue el amigo periodista Luis Francisco Ojeda. Fue en una conversación que tuvimos al aire cuando su programa de radio estaba en todo su apogeo, y en medio del arresto de Víctor Fajardo, el entonces secretario de Educación.

Fajardo había dicho que la corrupción iba a continuar si se mantenían las estructuras corruptas del partido y del gobierno, y yo jamás olvido que Luis Francisco me dijo: “esto es como la mafia, hay que aplicarles un R.I.C.O. Act”. Mi respuesta entonces fue que al famoso mafioso Al Capone nunca lo pudieron arrestar por narcotráfico o por crimen organizado, sino por evasión fiscal.

La pregunta ahora, ante la luz de los arrestos recientes en el PNP y la admisión del esquema de violar la ley federal de campañas políticas para Pierluisi, es: ¿los investigan por evasión fiscal o les aplica un R.I.C.O. Act?

La ley federal de Organizaciones Corruptas e Influenciadas por Extorsión, como se le llama en español al R.I.C.O. Act, data de finales de los años 60 cuando el gobierno estadounidense se enfrentaba a la mafia y a las actuaciones delictivas y criminales de sindicatos y de organizaciones de crimen organizado.

Mientras que la definición de una “Empresa Criminal Continua”, aparece en tanto en la ley federal R.I.C.O. y en la ley estatal de Sustancias Controladas. En esta última se define como: “cualquier acto, amenaza u omisión que constituya delito grave o su tentativa cometida por cualesquiera dos (2) o más personas, sociedad, corporación, asociación o cualquier unión o grupo de personas asociadas u otra entidad jurídica o de facto”…

En el PNP llevan más de 10 años violando las leyes y con decenas de funcionarios, políticos y contratistas arrestados. Eso nada más, los expone. Cabe precisar que la única persona que no titubea y se atreve a llamar al PNP como una Empresa Criminal Continua es el ambientalista y excandidato independiente a la gobernación, Eliezer Molina. Siempre los llama así en sus vídeos, y yo creo que hay que prestarle atención. Vamos a los hechos.

Esta semana en una conferencia de prensa el jefe de la Fiscalía Federal, Stephen Muldrow, dijo que hay 51 personas vinculadas al gobierno que han sido acusadas por corrupción desde noviembre del 2020 al presente. Este hecho no ha sido analizado con profundidad. Para mí fue una declaración tan o más contundente que aquella que dijo el exfiscal federal Guillermo Gil cuando sentenció en el 2000 que “la corrupción tiene nombre y apellido: se llama Partido Nuevo Progresista”.

Hasta ahora el gobierno lleva 51 arrestos, pero como dice el abogado y escritor Daniel Nina: “en el cuatrienio de Pedro Roselló de 1996 al 2000, Fiscalía Federal acusó a un total de 54 personas vinculadas al gobierno. En otras palabras, lo que un gobernante hizo en corrupción en 48 meses, Pierluisi lo ha logrado en 15 meses”.

¿Respondió a eso Pierluisi? No. Sólo dijo que se sentía “dolido” por su amigo Joseph Fuentes. No reconoció a los otros “amigos” miembros del Súper PAC. Tampoco se desvinculó de ese esquema de recaudar fondos de forma paralela, escondiendo su origen. Eso es ilegal, pero parece que para el gobernador, y para los candidatos, el fin justifica los medios.

Cuando una cuestiona estas cosas, rápido atacan diciendo que una es anti-estadista o salen los del PNP a intentar defenderse diciendo que los populares son peores. La historia está ahí. De hecho, hace tres semanas en este mismo espacio detallamos que el Partido Popular Democrático está “en intensivo” con 15 problemas simultáneos de corrupción. ¿Qué cuál es más corrupto? Los dos partidos que nos han gobernado son iguales.

No podemos obviar que la corrupción rampante que ahoga y asfixia a ambos partidos no destruye a todos como pueblo. Es como hace el narcotráfico. Ahora mismo el gobierno del PNP no ha hecho nada para aclarar, por ejemplo, sus vínculos con dos narcotraficantes. El primero es el narco canadiense Connor Vincent D’Monte, que estuvo en la rueda de prensa en La Fortaleza y el segundo es Jaime Serrano Cardona, el que se pasea con contratos en Agricultura y el secretario lo protege. Debe haber más casos así. Ambos casos los hemos revelado en este medio ¡Ey! Boricua. ¿Qué pasa que nadie se escandaliza?

Por cada corrupto que roba, es menos dinero para la gente. Son menos servicios, son peores escuelas, es una Universidad de Puerto Rico destruida. Es negarle ayuda a niños, mujeres y viejos maltratados. Es tener niños en vagones cogiendo clases, mientras los aportadores y los políticos negocian con qué playa se quedan y qué mogote van a rellenar. Pero cuando venga el huracán, el tornado o la inundación, el ciudadano, sea popular, independentista o penepé, es el que se fastidia con jota. Ya es hora de que esto se vea como lo que es.

Continuar leyendo

OPINIÓN

Acciones concertadas

Publicado

on

Por

EN BLANCO Y NEGRO

Sandra D.
Rodríguez Cotto

PERIODISTA
Rubén Berríos Martínez hace un llamado a la unidad para lograr el poder político de los independentistas.

Acciones concertadas. Eso fue lo que pidió anoche el presidente del Partido Independentista Puertorriqueño, Rubén Berríos Martínez para obtener el poder político en las elecciones del 2024.  Y tiene razón en que es posible. El momentum lo tienen los independentistas.

En realidad lo tiene el pueblo que está cansado de lo mismo. Cansado de ver que los líderes del Partido Nuevo Progresista y los del Partido Popular Democrático, son, en esencia, iguales. Prometen y prometen, pero sólo cumplen con los que le aportan a sus campañas.

Cada día hay más pobreza, más mantengo, y más precariedad para el pueblo, mientras unos pocos se hacen ricos, muchos destruyen el ambiente y los americanos se quedan con las tierras. La gente está harta, porque es difícil sobrevivir en Puerto Rico.

Anoche Rubén Berríos Martínez dio un discurso coherente, preciso y sin errores históricos, en el que fue hilvanado la trayectoria del independentismo en Puerto Rico desde la invasión norteamericana en el 1898 hasta ahora. Fue, en esencia,  una lección magistral de un aspecto de la historia de Puerto Rico del que casi no se habla en la opinión pública, y es cómo los independentistas ven el país. No hay políticos en ningún partido ahora mismo con la capacidad de hablar con la claridad y con la honestidad intelectual como hizo Berríos Martínez anoche.

El escenario fue único.  Después de dos años de encierro por la pandemia, la lluvia no impidió que miles de personas abarrotaran los predios del Estadio Hiram Bithorn a compartir en el 47 Festival de Claridad. Ahí,  bajo la llovizna, se sentaron a escuchar a Berríos Martínez, a quien se le dedicó el festival.

Fue pragmático, porque se da en el contexto de que ya las tres ramas del gobierno de los Estados Unidos han dicho que Puerto Rico es una colonia. Y todos saben que ese estatus impide progreso.

Berrios Martínez tiene razón.
El hartazgo con el bipartidismo  que gobierna para hacerse ricos o acomodar a los suyos, crece cada día más.
El desgaste  con las promesas de mejorar la calidad de vida de los puertorriqueños, que se resume en conseguir más fondos para el mantengo sin solucionar la desigualdad, también.

Y falta la inspiración. ¿Qué inspira Pedro Pierluisi y Jennifer González o José Luis Dalmau y Tatito Hernández?

¿El alcalde de Arecibo tirando al medio a Narmito por su supuesta propiedad en Las Mareas, y entonces, el legislador llamarlo bolitero, a quien inspira? Oír al alcalde de San Juan o a varios legisladores defender el regalo de  bitumul de una empresa para embrear calles, y jurar y perjurar que no los premiaron con contratos, ¿mueve votos? Obvio que no.

Son esas cosas a las que se refería Berríos Martínez con que es el momento para algo distinto.  Recordó que todos los sectores de los partidos alternativos obtuvieron juntos sobre el 60% de los votos en el  2020. El PNP y el PPD no alcanzaron más de 35% cada uno.

Recordó que el candidato del PIP,  Juan Dalmau,  sacó el 14% de los votos para la gobernación a nivel de todo Puerto Rico. Pero en pueblos como Guaynabo, Bayamón, San Juan y otros en la zona metropolitana, obtuvo el 20% de los votos, y entre los electores jóvenes un 25% de los votos.

Berríos  Martínez también dijo que los adversarios políticos de los independentistas no son los populares o los estadistas sino el alto liderato de ambos partidos PPD y PNP.

También habló de que la gente quiere un líder con un historial intachable. Alguien que trabaje porque  es el momento de empujar la descolonización ya que “en los Estados Unidos la puerta está abierta”. ¿Es esa la solución descolonizadora? ¿Son las acciones concertadas las que acabarán la crisis en Puerto Rico? Eso, sólo el tiempo lo dirá.

Todo se resume en quién inspira, quién da confianza y eso es lo que mueve a las masas a votar. Hace falta inspiración, pulcritud y liderarato. Algo distinto, como dice la gente en la calle.

Pero más que nada, hace falta acción. Las palabras bonitas emocionan, pero eso no te da comida. Hace falta inspiración, pero no te resuelve la falta de un plan médico que sirva, ni te da cuido para los hijos para que las madres solteras puedan estudiar o trabajar.

Aquí lo que hace falta es liderato. Resta por ver si lo que dijo Rubén Berríos Martínez se cumple.

Resta por ver si se desarrollan acciones concertadas entre el PIP,  el Movimiento Victoria Ciudadana y otros sectores.que trazen de objetivo conseguir el poder político en el 2024.

Al final de cuentas, como dijo Berríos Martínez,  hay que “forzar a los Estados Unidos a reconocer su obligación descolonizadora”.

Veremos que pasa de aquí al 2024.

 

Continuar leyendo

OPINIÓN

Vaello y el futuro de Puerto Rico

Publicado

on

Por

MUDD LAW

John E. Mudd

LAW OFFICES OF
JOHN E. MUDD

El 21 de abril de 2022, el Tribunal Supremo federal, en una escueta opinión de seis páginas, acabó con las esperanzas de miles de puertorriqueños de tener acceso a un poco más de dinero para aliviar su pobreza.

En el caso de USA v. Vaello, el SCOTUS (Supreme Court of the United States) nos dijo que el Congreso tiene la autoridad para decidir no proveer a los residentes de la isla con el Seguro Social Complementario (SSI) y que esto no viola la Cláusula Constitucional de Igual Protección de las leyes.

El caso se trata del Sr. Vaello, residente de Nueva York, quien recibe el Supplemental Security Income (SSI) en ese estado y decide mudarse a Puerto Rico, donde sigue recibiendo el beneficio. Sin embargo, unos años más tarde, la Administración del Seguro Social se da cuenta de que vive en la isla, se lo quita y lo demanda por $28,000.

Vaello, pobre y sin representación legal, está a punto de hacer un plan de pago, pero el Juez Gustavo Gelpí (quien hoy día está en el Primer Circuito) le nombra un defensor judicial, quien reclama que el Congreso violó la igual protección de las leyes al no proveer SSI a los residentes de Puerto Rico.

El Primer Circuito, en una excelente opinión del fenecido juez Juan B. Torruellas, concurre y hace un análisis de porqué el que en Puerto Rico no se pague impuestos sobre ingresos federales no es óbice para esa discriminación.

La administración del presidente Trump, como era de esperarse, solicitó certiorari al SCOTUS y este cuerpo dilató su decisión, probablemente dándole oportunidad a la administración Biden de retirar la solicitud. A pesar de que el Presidente Biden había dicho en campaña que debería dársele el SSI a los residentes de Puerto Rico, se negó a retirar la solicitud de certiorari.

El SCOTUS concedió el certiorari de esta manera: Whether Congress violated the equal-protection component of the Due Process Clause of the Fifth Amendment by establishing Supplemental Security Income—a program that provides benefits to needy aged, blind, and disabled individuals—in the 50 States and the District of Columbia, and in the Northern Mariana Islands pursuant to a negotiated covenant, but not extending it to Puerto Rico.

El SCOTUS, por voz del Juez Kavanaugh, reafirma los casos de Califano y Harris del 1978 y 1980 respectivamente, indicando que estaban bien decididos. Dijo además, que el Congreso podía racionalmente decidir que el que PR tuviera Gobierno propio y estaba exento del pago del income tax federal, eran razones suficientes para no extender el SSI. Esto no es más que una repetición de lo dicho en Califano y que fue extensamente expuesto como una falacia por el Primer Circuito pero el Tribunal ignore esto y no fue quien ni siquiera para explicarlo.

La votación fue 8-1, con la Juez Sotomayor escribiendo una disidente que apoya la decisión del Primer Circuito. Es de notar, que los liberales Breyer, supuestamente amigo de Puerto Rico y ex ayudante de Ted Kennedy y la juez Kagan, quien escribió la opinión en Sánchez Valle, votaron a favor de la exclusion de la isla del SSI. El Juez Thomas escribió una concurrente para decir que la Quinta Enmienda no tiene componente de igual protección de las leyes.

Hay muchos en Puerto Rico aferrándose a la opinión concurrente del juez Gorsuch, quien escribe diciendo que hay que revocar los casos insulares, algo que dijo durante la argumentación oral.

Aunque es cierto que Vaello no solicitó que se revocaran los casos insulares, por las razones que sean, el Tribunal, motu propio, si así lo entendía correcto, pudo haberlo hecho pero decidió no hacerlo.

¿Qué consecuencias tiene la decisión? Aparte de que le da carta blanca al Congreso para discriminar contra Puerto Rico en cualquier programa federal, la opinión reitera el lenguaje de Harris que Puerto Rico es un territorio no incorporado sujeto a la cláusula territorial y como dijo el primer caso insular, Downs v. Bidwell, el Congreso puede darle al territorio gobierno propio o quitárselo, como hemos visto con PROMESA. El ELA no es un pacto bilateral si no uno sujeto a los caprichos del
Congreso de turno.

¿Qué se puede hacer?

Muy poco.

El Gobierno podría radicar un pleito solicitando que se revoquen los casos insulares pero como eso solo lo puede hacer el SCOTUS, el Distrito y el Circuito tendrían que denegarlo y rezar que el SCOTUS conceda un certiorari.

También podríamos intentar argumentar que Puerto Rico es un territorio incorporado como determine el Juez Gelpí en el 2008 pero las posibilidades en el Circuito no son muchas, amén del certiorari al SCOTUS. Pero como siempre digo, la peor gestión es la que no se hace. Dudo, sin embargo, que el Gobierno de Puerto Rico se embarque en esa jornada quijotesca, aunque siempre podría haber algún valiente privado que lo quiera hacer.

Continuar leyendo

Facebook

Síguenos en Twitter

MAS VISTO

%d bloggers like this: