Contáctenos

PUERTO RICO

Estudiantes que no saben leer: la crónica de un fracaso

Estamos viendo a estudiantes de educación regular pública y privada que, terminando la escuela elemental, aún no pueden leer o tienen serias dificultades con la lectura

Por Nellie Torres de Carella​​​​, patóloga del habla y lenguaje *

Directora, Instituto Fonemi de Puerto Rico

San Juan (12 de abril de 2022) – La problemática más común que nos han dejado los efectos de la pandemia ocasionada por el COVID-19 es un alarmante rezago que evidencian los estudiantes en la lectura. Lo vemos mayormente en aquellos que al momento de iniciar la pandemia, comenzaron la escuela en grados prescolares y recibieron la educación en modalidad virtual.

Los estándares de nuestro sistema escolar, público y privado, establecen que los estudiantes deben ser lectores al finalizar el Kínder y, como tarde, en primer grado. No obstante, estamos viendo a estudiantes de educación regular pública y privada que, terminando la escuela elemental, aún no pueden leer o tienen serias dificultades con la lectura. El problema con la lectura es común en niños de educación especial, pero es completamente inadmisible en niños de educación regular.

El dominio de la destreza de lectura es esencial para el aprendizaje escolar y, de cara al futuro, para cualquier empleo, ya sea de alta o baja remuneración. Es tan importante esta destreza que, en los primeros dos grados escolares, Kínder y primero, se dedica mucho tiempo a enseñarla, porque de ella depende luego el aprendizaje de todas las materias en grados subsiguientes. 

¿Cómo están lidiando algunas escuelas con estos estudiantes?

  1. Los pasan de grado en grado, aunque no sean lectores.
  2. Les leen en voz alta los exámenes y copian su contestación porque el estudiante que no lee bien tampoco escribe. 
  3. Los mantienen en tutorías eternas para ayudarlos con lo enseñado en el salón de clases, no para enseñarles a leer.
  4. Crean acomodos “razonables” en los que el estudiante puede obtener calificaciones buenas o excelentes, pero no leen ni escriben, o lo hacen muy por debajo a lo esperado según su grado.

Luego de primer grado, ninguna escuela, a menos que sea una especializada en educación especial, enseña a sus estudiantes a leer. Por lo que, aquellos que no lograron leer durante esos dos grados, estarán en desventaja de los demás, porque se espera que usen tal destreza para aprender el material, además de la escritura para evidenciar en exámenes que aprendieron lo enseñado. 

¿Qué se puede hacer con estos estudiantes?

Un estudiante que comienza a mostrar dificultad para aprender a leer (durante Kínder), se le debe informar a los padres y referirlo para terapias enfocadas en el aprendizaje de la lectura, y una evaluación para determinar si, en adición, hay un problema de aprendizaje o dislexia (dificultad para aprender a leer) o apraxia del habla infantil. Es menester aclarar que un niño con uno de esos diagnósticos no debería estar en un salón de clases regular, sino que amerita enseñanza especializada. 

Es un error mantenerlo en una escuela que no le va a enseñar a leer, que no tiene las herramientas para trabajar con estudiantes con esta dificultad, y mantenerlos con acomodos que son muletas, pero no les enseñarán a leer. Estos estudiantes tendrán problemas de autoestima y un bloqueo con toda actividad que requiera leer. 

¿Qué puede hacerse en el hogar?

Desarrolle la disciplina de pedirle a sus hijos que todos los días lean en voz alta. Como toda destreza, la práctica es vital para el dominio de la misma. No esté ajeno a la ejecución de su hijo en esta destreza ni insista en mantenerlo en una escuela que no lo ayude con la misma, que no esté trabajando para enseñarle a leer. Busque ayuda desde Kínder o primer grado si su niño se está quedando rezagado y muestra indicadores de que le cuesta aprender a leer. 

¿Cómo sé si mi hijo lee de acuerdo con su grado?

La medida usual es cuántas palabras lee por minuto, lo cual implica que al finalizar el primer grado ya  debe leer sin titubeo palabras y oraciones simples. sin pausar entre las sílabas. A continuación, algunas guías de velocidad lectora:

Escuela elemental:

  • Primer grado: 35-59 palabras
  • Segundo grado: 60-84 palabras
  • Tercer grado: 85-99 palabras
  • Cuarto grado: 100-114 palabras
  • Quinto grado 115-124 palabras
  • Sexto grado: 125-134 palabras

Más allá de determinar dominio de lectura por la velocidad lectora, hay una serie de indicadores que, de estar presentes al finalizar el primer grado, son una señal clara de alarma que amerita atención:

  • No reconocen a primera vista el nombre y sonido de todas las letras.
  • Segmentan las palabras en sílabas o las sílabas en letras aisladas. 
  • Lee lento.
  • Invierte sílabas en palabras.
  • Sustituye palabras por otras conocidas o inventadas. 
  • Omite letras.
  • Sustituye unas letras por otras. 
  • Salta líneas.
  • Lee sin inflexiones. 
  • Problemas con la comprensión de lo que lee. 

La destreza más importante que un estudiante debe dominar en la escuela es la lectura, sin la misma se complica su aprendizaje escolar y se troncha su futuro. Ya es tiempo de que en las escuelas y en los hogares se reconozca esa realidad. Es hora de que se le dedique el tiempo, el esfuerzo y la atención que la lectura amerita.

  • La autora es patóloga del habla y lenguaje y directora del Instituto Fonemi de Puerto Rico y su Academia Fonemi. El Instituto Fonemi de Puerto Rico es una institución terapéutico-educativa que utiliza los programas modalidades y técnicas de terapias más efectivas, como la terapia sensorial auditiva Tomatis, el programa Lindamood Bell, la terapia oral-motor, la terapia para apraxia del habla infantil y la de narrativa, para ayudar a niños y jóvenes con diversos desórdenes de desarrollo o diagnósticos a superar muchas de sus dificultades. Ha desarrollado un programa integrado e intensivo para niños con autismo, problemas de lectura y escritura, apraxia del habla infantil y para prescolares con implante coclear. Para información, llama al 787-774-1163 / 1164, o escribe al correo electrónico info@fonemipr.com. o entra al portal www.fonemipr.com.

Estudiantes que no saben leer: la crónica de un fracaso

Por Nellie Torres de Carella​​​​, patóloga del habla y lenguaje *

Directora, Instituto Fonemi de Puerto Rico

San Juan, Puerto Rico – La problemática más común que nos han dejado los efectos de la pandemia ocasionada por el COVID-19 es un alarmante rezago que evidencian los estudiantes en la lectura. Lo vemos mayormente en aquellos que al momento de iniciar la pandemia, comenzaron la escuela en grados prescolares y recibieron la educación en modalidad virtual.

Los estándares de nuestro sistema escolar, público y privado, establecen que los estudiantes deben ser lectores al finalizar el Kínder y, como tarde, en primer grado. No obstante, estamos viendo a estudiantes de educación regular pública y privada que, terminando la escuela elemental, aún no pueden leer o tienen serias dificultades con la lectura. El problema con la lectura es común en niños de educación especial, pero es completamente inadmisible en niños de educación regular.

El dominio de la destreza de lectura es esencial para el aprendizaje escolar y, de cara al futuro, para cualquier empleo, ya sea de alta o baja remuneración. Es tan importante esta destreza que, en los primeros dos grados escolares, Kínder y primero, se dedica mucho tiempo a enseñarla, porque de ella depende luego el aprendizaje de todas las materias en grados subsiguientes. 

¿Cómo están lidiando algunas escuelas con estos estudiantes?

  1. Los pasan de grado en grado, aunque no sean lectores.
  2. Les leen en voz alta los exámenes y copian su contestación porque el estudiante que no lee bien tampoco escribe. 
  3. Los mantienen en tutorías eternas para ayudarlos con lo enseñado en el salón de clases, no para enseñarles a leer.
  4. Crean acomodos “razonables” en los que el estudiante puede obtener calificaciones buenas o excelentes, pero no leen ni escriben, o lo hacen muy por debajo a lo esperado según su grado.

Luego de primer grado, ninguna escuela, a menos que sea una especializada en educación especial, enseña a sus estudiantes a leer. Por lo que, aquellos que no lograron leer durante esos dos grados, estarán en desventaja de los demás, porque se espera que usen tal destreza para aprender el material, además de la escritura para evidenciar en exámenes que aprendieron lo enseñado. 

¿Qué se puede hacer con estos estudiantes?

Un estudiante que comienza a mostrar dificultad para aprender a leer (durante Kínder), se le debe informar a los padres y referirlo para terapias enfocadas en el aprendizaje de la lectura, y una evaluación para determinar si, en adición, hay un problema de aprendizaje o dislexia (dificultad para aprender a leer) o apraxia del habla infantil. Es menester aclarar que un niño con uno de esos diagnósticos no debería estar en un salón de clases regular, sino que amerita enseñanza especializada. 

Es un error mantenerlo en una escuela que no le va a enseñar a leer, que no tiene las herramientas para trabajar con estudiantes con esta dificultad, y mantenerlos con acomodos que son muletas, pero no les enseñarán a leer. Estos estudiantes tendrán problemas de autoestima y un bloqueo con toda actividad que requiera leer. 

¿Qué puede hacerse en el hogar?

Desarrolle la disciplina de pedirle a sus hijos que todos los días lean en voz alta. Como toda destreza, la práctica es vital para el dominio de la misma. No esté ajeno a la ejecución de su hijo en esta destreza ni insista en mantenerlo en una escuela que no lo ayude con la misma, que no esté trabajando para enseñarle a leer. Busque ayuda desde Kínder o primer grado si su niño se está quedando rezagado y muestra indicadores de que le cuesta aprender a leer. 

¿Cómo sé si mi hijo lee de acuerdo con su grado?

La medida usual es cuántas palabras lee por minuto, lo cual implica que al finalizar el primer grado ya  debe leer sin titubeo palabras y oraciones simples. sin pausar entre las sílabas. A continuación, algunas guías de velocidad lectora:

Escuela elemental:

  • Primer grado: 35-59 palabras
  • Segundo grado: 60-84 palabras
  • Tercer grado: 85-99 palabras
  • Cuarto grado: 100-114 palabras
  • Quinto grado 115-124 palabras
  • Sexto grado: 125-134 palabras

Más allá de determinar dominio de lectura por la velocidad lectora, hay una serie de indicadores que, de estar presentes al finalizar el primer grado, son una señal clara de alarma que amerita atención:

  • No reconocen a primera vista el nombre y sonido de todas las letras.
  • Segmentan las palabras en sílabas o las sílabas en letras aisladas. 
  • Lee lento.
  • Invierte sílabas en palabras.
  • Sustituye palabras por otras conocidas o inventadas. 
  • Omite letras.
  • Sustituye unas letras por otras. 
  • Salta líneas.
  • Lee sin inflexiones. 
  • Problemas con la comprensión de lo que lee. 

La destreza más importante que un estudiante debe dominar en la escuela es la lectura, sin la misma se complica su aprendizaje escolar y se troncha su futuro. Ya es tiempo de que en las escuelas y en los hogares se reconozca esa realidad. Es hora de que se le dedique el tiempo, el esfuerzo y la atención que la lectura amerita.

La autora es patóloga del habla y lenguaje y directora del Instituto Fonemi de Puerto Rico y su Academia Fonemi. El Instituto Fonemi de Puerto Rico es una institución terapéutico-educativa que utiliza los programas modalidades y técnicas de terapias más efectivas, como la terapia sensorial auditiva Tomatis, el programa Lindamood Bell, la terapia oral-motor, la terapia para apraxia del habla infantil y la de narrativa, para ayudar a niños y jóvenes con diversos desórdenes de desarrollo o diagnósticos a superar muchas de sus dificultades. Ha desarrollado un programa integrado e intensivo para niños con autismo, problemas de lectura y escritura, apraxia del habla infantil y para prescolares con implante coclear. Para información, llama al 787-774-1163 / 1164, o escribe al correo electrónico info@fonemipr.com. o entra al portal www.fonemipr.com.

Continuar leyendo
Pulsar para comentar

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

Facebook

Síguenos en Twitter

%d bloggers like this: