Contáctenos

PUERTO RICO

Consejos para las familias y cuidadores de personas con discapacidad intelectual

A continuación compartimos ocho consejos prácticos para los cuidadores de personas con discapacidad intelectual durante la emergencia del COVID-19:

Por Dra. Adriana Soltero Calderón, Psicóloga Clínica del Instituto Psicopedagógico de Puerto Rico

Cuando se es cuidador de una persona con discapacidad intelectual el reto es aún mayor, porque esta persona depende de ti. Esa responsabilidad puede resultar abrumadora para muchos no obstante la paciencia, resiliencia y sobre todo el amor son características que predominan tanto a las familias como en los cuidadores. 

A continuación compartimos ocho consejos prácticos para los cuidadores de personas con discapacidad intelectual durante la emergencia del COVID-19: 

  1. Seguridad: Es importante entender que las personas con discapacidad intelectual, son doblemente vulnerables ante el virus COVID-19. En la mayoría de los casos tiene condiciones de salud preexistentes que los colocan en mayor riesgo. Por tanto, se recomienda que a medida que sea posible, no exponerlos fuera del hogar. Si el cuidador y/o familiar debe salir, es importante que doblegue las medidas sanitarias. Se reitera la importancia del lavado de manos correcto por 20 segundos y mantener la distancia de 6 pies. Al regresar al hogar, el cuidador debe cambiarse la ropa inmediatamente y volver a lavar sus manos antes de tener contacto con su familiar con discapacidad. 
  2. Prepárese: Se recomienda tener suministros suficientes, sobre todo si su familiar con discapacidad tiene preferencia por algunos alimentos en particular. Algunos son obsesivos con ciertos alimentos u objetos, para su tranquilidad asegúrese de estar provisto de ellos.  Recuerde tener los medicamentos al día. 
  3. Estructura (rutina): Las personas con discapacidad intelectual funcionan satisfactoriamente mediante una estructura. Esto les proporciona seguridad ya que pueden predecir lo que va a suceder en su día. Trate de seguir horarios y trazarse las actividades o tareas del día. Si siempre se levanta, desayuna y se viste a una hora, trate de que su familiar continúe con esa rutina y mantenga los horarios de comidas. Puede diseñar en una pizarra o papel, donde sea visible las tareas o actividades del día. Las mismas pueden ser hechas con dibujos o láminas para los que no saben leer. 
  4. Recursos en línea: Identifique recursos en línea para incorporarlos a la rutina de su día. Se han proliferado las páginas y recursos en el internet para personas con discapacidad. Haga su búsqueda e identifique aquella que puedan ser de interés para su familiar. 
  5. Videollamadas: Utilice este gran recurso para que el distanciamiento se mantenga físico y no social. Conéctese con sus seres queridos y con aquellas personas que son parte de la vida de su familia con discapacidad intelectual. Ver caras familiares puede ser de gran ayuda para mantener una estabilidad emocional. Por ejemplo, muchos de ellos reciben terapias, comuníquese he investigue si estos profesionales están utilizando la tele consulta, para así continuar con sus tratamientos. De no ser posible, una foto y un saludo puede ser suficiente. 
  6. Alimentación: La alimentación es muy importante para el estado de ánimo. Si su familiar sigue una dieta en particular en el centro del cual participa, asegúrese de continuarla. No porque este pasando más tiempo en casa, puede ser excusa para comer demás u otros alimentos contra indicados. Muchas condiciones o temperamentos de las personas con discapacidad intelectual se exacerban con el consumo, de azúcares, chocolate, refrescos, café, entre otros. No olvide los suplementos que utilizan.
  7. Actividad Física: El bienestar que proporciona la actividad física y el movimiento es indudable. Adapte rutinas a la necesidad de su familiar, cualquier actividad sencilla puede ser de mucho beneficio. 
  8. Revise su plan de acción: Al finalizar el día, repase su rutina y tareas que llevó a cabo durante el día. Reflexione qué áreas se pudieron dar de mejor manera o que área puede mejorar. Si en algún momento del día sintió que perdió el control, no permita que este suceso lo desmotive. Mañana tendrá la oportunidad para hacer las cosas de la mejor manera que le sea posible. No pierda su norte, practique el agradecimiento. 

¡Sepa que día a día realiza un acto de AMOR, respire y ánimo! 

La misión del Instituto Psicopedagógico de Puerto Rico es proveer un cuidado digno y de calidad a adultos con discapacidad intelectual, procurando el desarrollo máximo de sus capacidades, y la tranquilidad de sus familias. Para más información sobre la labor de l instituto Psicopedagógico de Puerto Rico se puede comunicar al (787) 783-5431.

Continuar leyendo
Pulsar para comentar

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

Facebook

Síguenos en Twitter

%d bloggers like this: