Connect with us

MUNDIALES

El ausentismo añade caos e incertidumbre a la jornada electoral peruana

El candidato Rafael López Aliaga, de extrema derecha, denunció como un “mamarracho” lo que sucede, tras ir a votar y comprobar que su mesa no había sido constituida casi tres horas después de haber iniciado la jornada

Lima, 11 abr (EFE) – El ausentismo injustificado de los miembros de mesa, que impidió la apertura a tiempo de varios locales de votación y que podría tener un efecto real en el cómputo final de sufragios, añadió caos y ansiedad este domingo a unas elecciones peruanas ya embargadas por los efectos de la pandemia de covid-19 y la enorme incertidumbre que pesa sobre su resultado. 

A las 7 de la mañana hora local (12:00 hora GMT) se abrían oficialmente los centros de votación en todo el país. Sin embargo, a las 9 horas apenas el 70% de las mesas había logrado constituirse mientras se hacía patente que la deserción de los miembros de las mesas, titulares y suplentes, sorteados hace semanas y quienes tuvieron tiempo para indicar que no acudirían a su puesto, se convertía en un grave problema para los comicios. 

Finalmente, a las 14 horas, dos horas pasado el límite legal para la constitución de las mesas, el Organismo Nacional de Procesos Electorales (ONPE) informó que el 99.96% habían logrado ser habilitadas. 

Debido a los protocolos sanitarios establecidos por el organismo las primeras horas de la mañana estaban reservadas para la votación de adultos mayores, personas con discapacidad, y mujeres embarazadas, quienes están exentas de formar parte de las mesas, lo que dificultó hallar voluntarios entre los votantes para poder cubrir las vacantes. 

Eso también dejó a miles de personas mayores expuestas durante horas en filas que se alargaban inexorablemente mientras se resolvía la situación, muchas de las cuales, como pudo constar Efe, optaron por retirarse de la votación. 

Significativamente, la gran mayoría de de las mesas que no se abrieron o lo hicieron con varias horas de retraso se ubicaban en los barrios más pudientes de Lima, de clase media o media alta, y que concentran su voto en candidatos de derechas o de la izquierda liberal. 

La normativa no prevé que se incremente el horario oficial de votación. 

Con hasta siete candidatos virtualmente empatados en las encuestas que compiten por dos plazas en el balotaje, unos centenares de votos pueden ser definitivos para determinar quién será el próximo presidente del país. 

GARANTIZAR EL VOTO 

Esta situación no se escapó a los candidatos en liza, quienes instaron a las autoridades con vehemencia a que garantizaran el voto de los ciudadanos. 

Desde la andina región Cajamarca, el candidato presidencial del partido Perú Libre, Pedro Castillo, de extrema izquierda, declaró a la prensa que tenía información de su comando nacional en el sentido de que aún no se instalaban las mesas en algunos centros de votación, por motivos que se podían prevenir. 

En ese sentido, invocó al Gobierno del presidente Francisco Sagasti para que “vea la forma de hacer posible que el ciudadano tenga la posibilidad de emitir su voto” y hacer “el mayor de los esfuerzos para que no haya ni problemas ni quejas”. 

A su vez, el candidato Rafael López Aliaga, de extrema derecha, denunció como un “mamarracho” lo que sucede, tras ir a votar y comprobar que su mesa no había sido constituida casi tres horas después de haber iniciado la jornada. 

López Aliaga acudió rodeado de personal de seguridad, no hizo fila y luego se retiró en un automóvil resguardado.En la calle denunció lo sucedido como un intento de suprimir el voto de un barrio donde él es favorecido por la población e instó a los jóvenes a presentarse como voluntarios en las mesas para evitar que su voto fuera “robado”. 

Un par de horas después regresó a la mesa, hizo fila, y al rato volvió a marcharse sin votar diciendo que regresaría más tarde. 

Verónika Mendoza, de Juntos por el Perú, votó en la ciudad surandina del Cusco, después de hacer una larga cola con los electores de su centro de votación, que rodeaba varias cuadras. 

Mendoza coincidió en que se han presentado “dificultades” en la jornada, pero invocó a los ciudadanos a votar, a colaborar con paciencia y “poner a la democracia por delante”. 

Más de 25 millones de peruanos están llamados a votar para elegir al nuevo presidente para el periodo 2021-2026, dos vicepresidentes, 130 legisladores y cinco representantes para el Parlamento Andino. 

Un total de 86,488 mesas de votación estaban previstas en todo el territorio nacional para recibir a los electores hasta las 19:00 horas de esta jornada, un horario extendido respecto al habitual en las elecciones peruanas debido a la pandemia de covid-19. 

Los ciudadanos entre los 18 y los 70 años de edad están obligados a votar en esta jornada, pues de lo contrario deben pagar una multa que va entre los 88 y 22 soles (24 a 6 dólares), dependiendo del lugar de residencia. 

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Facebook

Síguenos en Twitter

%d bloggers like this: