Connect with us

MUNDIALES

48 detenidos en España en disturbios contra el encarcelamiento de rapero

En Barcelona, capital regional de Cataluña, unas 2,200 personas, según la Guardia Urbana, salieron a la calle para exigir la liberad de Hasel con gritos como “¡Muerte al Estado fascista!”

Manifestantes se enfrentan a los agentes de la policía antidisturbios durante una marcha por la detención del rapero Pablo Hasel, que ayer ingresó en prisión, condenado por delitos de enaltecimiento del terrorismo e injurias a la Corona, este miércoles en la madrileña Plaza de Sol. EFE/JuanJo Martín

Madrid, 18 feb (EFE) – Los disturbios en las protestas del miércoles por la noche contra el encarcelamiento del rapero español Pablo Hasel, condenado por enaltecimiento del terrorismo e injurias a la Corona, terminaron con 29 personas detenidas en la región de Cataluña (noreste) y 19 en Madrid, seis de ellas menores de edad, con numerosos daños materiales. 

En la segunda jornada de altercados en Cataluña, ocho personas fueron atendidas por las emergencias médicas, después de que Hasel fuera detenido el martes en la Universidad de Lérida, donde se había refugiado para evitar ingresar en prisión.

La primera noche de incidentes en el centro de la capital de España dejó 55 personas heridas, de las que 35 son agentes de las fuerzas del orden público (tres trasladados al hospital), informaron fuentes policiales a EFE.

Cientos de personas se concentraron en la conocida Puerta del Sol de Madrid con lemas a favor de la libertad del cantante y la amnistía y una pancarta contra la “justicia franquista”, firmada por el Sindicato de Estudiantes e Izquierda Revolucionaria.

Los incidentes comenzaron cuando grupos de manifestantes arrojaron mobiliario urbano, adoquines y otros objetos a los agentes antidisturbios, que cargaron contra ellos.

Posteriormente, se produjeron incendios en calles próximas, con destrozo de escaparates y saqueo de comercios. 

En Barcelona, capital regional de Cataluña, unas 2,200 personas, según la Guardia Urbana, salieron a la calle para exigir la liberad de Hasel con gritos como “¡Muerte al Estado fascista!”, una protesta que acabó con quema de barricadas. También hubo episodios de violencia en las ciudades catalanas de Gerona y Lérida. 

En Lérida, un millar de personas se dirigió en manifestación hasta el centro penitenciario Ponent, donde se encuentra el rapero encarcelado, lugar de los enfrentamientos con la Policía regional de Cataluña.

El martes, los disturbios dejaron en Cataluña 18 detenidos y más de 50 heridos, 25 de ellos agentes policiales. En estos altercados, una joven perdió un ojo a causa, según una asociación pro derechos humano, del impacto de una bala de foam de los antidisturbios. 

Hasel fue condenado a nueve meses de prisión, seis años de inhabilitación para ejercer cargo público y al pago de casi 30,000 euros de multa por delitos de enaltecimiento del terrorismo e injurias contra la Corona y las instituciones del Estado español.

La Audiencia Nacional desestimó esta semana el último recurso de Hasel para evitar su ingreso en prisión. La Audiencia argumentó que suspender la ejecución de la condena sería “totalmente carente de justificación” y “absolutamente discriminador respecto de otros delincuentes”, teniendo en cuenta su “historial delictivo”, tras lo que ordenó a los Mossos su detención e ingreso en prisión.

Además de esta condena de nueve meses de cárcel, Hasel acumula sentencias: la primera, de dos años de cárcel por enaltecer en sus canciones el terrorismo de ETA, los Grapo, Terra Lliure o Al Qaeda, es de 2014, aunque la Audiencia Nacional decidió en 2019 dejarla en suspenso.

Y suma dos condenas más, ambas firmes y dictadas en 2018 por allanamiento de local y resistencia y desobediencia a la autoridad.También fue condenado el año pasado a seis meses de cárcel por agredir a un periodista de TV3 que cubría un encierro de estudiantes en la Universidad de Lleida, y a dos años y medio por atacar a un testigo en un juicio, sentencias aún no firmes. 

Mientras, Hasel está a la espera de juicio por atacar a la policía de Cataluña que custodiaba la sede de la Subdelegación del Gobierno en Lleida durante una protesta por la detención de Carles Puigdemont en Alemania.

Casos como éste han generado un amplio debate político, social y mediático en España sobre los límites de la libertad de expresión.

En un polémico tuit, el portavoz parlamentario de Unidas Podemos (izquierda), Pablo Echenique, mostró todo su apoyo a los “jóvenes antifascistas que están pidiendo justicia y libertad de expresión en las calles” de Barcelona y Madrid. Esta formación política es parte del gobierno de coalición español, que preside el socialista Pedro Sánchez.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Facebook

Síguenos en Twitter

%d bloggers like this: