Connect with us

AMBIENTE

El Hospital de Peluches alegra a niños venezolanos

En el centro “sanan” y reciclan juguetes para volver a arrancar las sonrisas de los pacientes

peluche Venezuela
Una voluntaria cambia la ropa de una muñeca en la fundación Hospital de Peluches, en Caracas, Venezuela. (Foto: EFE/Rayner Peña R.)

Caracas, 20 de diciembre de 2021 (EFE) – Hay pacientes en la sala de espera, en cuidados medios o en quirófano, pero el grupo más numeroso está en la puerta de salida, todos recuperados y listos para regresar a la vida. Es la escena de un hospital, pero no uno cualquiera: es el Hospital de Peluches de Venezuela, donde “sanan” y reciclan juguetes para volver a arrancar sonrisas.

Desde su creación en 2017, han atendido a más de 25,000 muñecos de felpa y muñecas usadas a las que bañan, peinan, visten, reparan, cosen y ajustan para luego regalar a niños en hospitales, casas hogar, zonas vulnerables y fundaciones de todo el país.

Pero no solo es regalar juguetes, sino que se trata de enseñar los valores de dignificar, dar y reciclar.

ALEGRAR Y ENSEÑAR

“Soy tu nuevo amigo. Soy un peluche con experiencia, pues jugué con otro niños. Quiéreme y cuídame que yo haré los mismo contigo. Cuando seas grande, regálame a otro niño que me quiera y juegue conmigo como tú”, es el mensaje que lee cada niño que recibe un juguete del Hospital de Peluches.

Lilian Gluck es la artífice de esta fundación, educadora de profesión y la que aporta una función pedagógica al proyecto que combina el reciclaje con la labor social de dar alegría a quienes la necesitan. La idea surgió mientras arreglaba su casa y decidió donar los peluches de sus hijos.

El primer año, solo entre vecinas, consiguieron 400 muñecos de todo tipo que ellas mismas limpiaron y restauraron antes de donar. Hoy son más de 40 voluntarios que se activan entre febrero y diciembre de cada año para dar regalos en días del niño, festejos y Navidad.

peluche Venezuela
Jornada de entrega de peluches del Hospital de Peluches en Caracas, Venezuela (Foto: EFE/Rayner Peña R.)

“Los peluches son un vehículo, es un valor puesto en físico (…) Es un peluche recuperado que trae la energía de otro niño y se completa el ciclo limpiándolo y dándolo a un nuevo niño. Ese es el valor de reciclar; lo que para ti no sirve, para otro puede ser muy valioso”, explicó Lilian a Efe.

Con esa idea en mente, esta mujer convirtió su casa en un hospital y la donación de juguetes “con propósito” en el motivo que la mantiene aferrada a Venezuela y le permite compartir con otros la satisfacción de ayudar.

UNA CASA, UN HOSPITAL

Desde la entrada de la vivienda de Lilian hay cajas de juguetes. En un pasillo, los que están llegando y, en otro, los que están listos para salir a alguna de las 72 fundaciones en los 16 estados de Venezuela con los que el Hospital de Peluches tiene alianza.

Reciben pacientes de todas partes del país, de todo tipo. Una vez en casa, pasan a la sala de espera ubicada en la entrada y van avanzando a la sala de cirugía ubicada en el patio de la vivienda.

Allí, en varias mesas, las voluntarias, casi todas mujeres, se organizan por equipos que lavan, limpian, peinan, cosen, ponen ojos y narices, visten y hasta perfuman a los muñecos que luego siguen a “cuidados medios”, donde les dan los toques finales y empaquetan para su salida.

En ocasiones, reciben ayuda de otras fundaciones que cuentan con lavadoras industriales y espacios de almacenaje, pero desde el Hospital de Peluches se dirigen todas las operaciones.

peluche Venezuela
Habitación de los peluches en la fundación Hospital de Peluches, en Caracas, Venezuela (Foto: EFE/Rayner Peña R.)

El espacio más especial del hospital es un cuarto en el que se guardan alrededor de 300 peluches donados, los pacientes más queridos que sirven para acompañar las jornadas y recordar a las voluntarias la importancia de la labor que hacen.

La organización es total y el trabajo es “agotador”, pero el trabajo de las voluntarias se ve saldado cuando entregan los juguetes y ven “la alegría de los niños”, tal como admitió Evelyn Vaisreg, una de las ayudantes.

“Estamos creando una mentalidad de solidaridad, de compañerismo, de compartir, que hace tanta falta en los niños”, explicó a Efe Vaisreg.

“Aquí pasamos un rato agradable, estamos todas contentas. Acuérdate que es un trabajo voluntario; aquí todo el mundo viene porque le gusta, porque yo creo que de fondo hay un amor maternal”, dijo la voluntaria.

Con ella coincide Lili Salama, una psicóloga que lleva cuatro años como ayudante en el hospital y que destaca la pluralidad y coexistencia que permite este espacio, en el que devuelven dignidad a los juguetes, para recordarle a cada niño lo que merece.

“Tenemos varios mensajes, pero creo que el más importante es que cada uno es digno, que cada persona tiene que ser tratada con respeto, que puedes dar alegría al otro”, concluyó.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Facebook

Síguenos en Twitter

%d bloggers like this: